Pros y contras de que tus hijos compartan habitación

Jul 20, 2021 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Cuando se tienen dos o más hijos, puede surgir la duda de si sería bueno o no que compartieran habitación. Esta pregunta se suele plantear sobre todo cuando los niños se llevan poca diferencia de edad, pero, aun así, ambas opciones tienen sus pros y sus contras.

En los casos de viviendas de tamaño reducido o si el espacio es limitado, suele ser habitual que los hermanos duerman en el mismo dormitorio. Sin embargo, en otras ocasiones, aunque se disponga de estancias suficientes muchas familias prefieren que los hijos compartan el mismo espacio.

Esta alternativa depende de muchos factores. Así, puede darse el caso de que nos pueda resultar más práctico o por el contrario prefiramos utilizar alguna de las habitaciones de la casa como lugar para realizar sus tareas escolares o como sala de juegos.

El día 5 de septiembre se celebra el día mundial del hermano y, para festejar esta relación afectiva, vamos a analizar los beneficios y los inconvenientes de que tus hijos compartan la habitación.

Ventajas de que tus hijos compartan habitación

Para empezar, no se trata de hacer un uso dividido del espacio, sino que, por el contrario, supone una vivencia única que puede servir de mucha utilidad en su desarrollo personal.

Desarrolla los vínculos afectivos

Las relaciones entre los hermanos favorecen la comprensión, el cariño y la responsabilidad. Cuando nuestros hijos comparten habitación, generan empatía hacia los demás y fortalecen el respeto mutuo.

Es una ventaja que puedan compartir juguetes, videoconsolas y ordenadores. Además, se tendrán el uno al otro en los momentos difíciles y de esa manera se sentirán acompañados en todo momento.

De la misma manera, las relaciones entre hermanos fomentan la sociabilidad, refuerzan la unión entre ellos y también puede ayudar a reducir considerablemente los celos tan típicos en niños de corta edad.

Promueve las herramientas de gestión

La tolerancia, el respeto y la empatía son más fáciles de aprender cuando nuestros hijos comparten el espacio con sus hermanos. Los vínculos que se crean son una experiencia enriquecedora que genera sentimientos positivos y promueve actitudes de solidaridad con los demás.

Con la convivencia desarrollan otro tipo de herramientas como por ejemplo la capacidad de negociación. Además, les puede venir muy bien para cuando lleguen a la edad adulta y tengan que enfrentarse a otro tipo de problemas más allá del entorno familiar.

Desventajas de que tus hijos compartan habitación

No obstante, en algunos momentos o circunstancias nos podemos encontrar con algunas desventajas cuando nuestros hijos comparten habitación. Uno de los casos más comunes es si entre ellos hay bastante diferencia de edad.

Diferentes etapas evolutivas

Si tienen distintos gustos, horarios y costumbres marcadas por distintas etapas de crecimiento, compartir habitación puede llegar a ser un problema. En estos casos, la falta de independencia se nota sobre todo si uno de los hermanos ha empezado a adquirir responsabilidades como los deberes del cole o tener que estudiar para un examen.

Entre otros inconvenientes, también influyen los diferentes ciclos del sueño que tengan los hermanos. Según la edad de los niños tienen diferentes horarios para irse a dormir. Por ejemplo, en el caso de niños muy pequeños que todavía se despiertan por la noche pueden llegar a entorpecer el sueño del hermano. Aunque en la edad infantil esto no supone mayor problema, ya que se vuelven a dormir casi de inmediato.

Pérdida de la intimidad

En el caso de que alguno de ellos esté en la época adolescente puede perder su intimidad. Nos encontramos ante dos periodos de crecimiento diferentes y ya se sabe que esta época genera conflictos por su propia naturaleza.

En cualquier caso, una buena opción para compaginar los pros y los contras de que tus hijos compartan habitación sería instalar literas o camas nido. Además de ahorrar espacio, este tipo de estructuras aportan confianza a la hora de irse a dormir. Al estar las camas a diferente altura, cada uno de ellos puede tener cierta independencia aun compartiendo el mismo dormitorio.

Si quieres, puedes echar un vistazo a nuestra litera plegable o a cualquiera de los modelos de camas nido. Funcionales y adaptables a cualquier necesidad según la edad de tus hijos, te pueden servir para ahorrar espacio y fortalecer las relaciones entre hermanos. ¡Les encantarán!