Mantenimiento y cuidado de tu cabecero de polipiel

Mar 21, 2019 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Los cabeceros de polipiel son un excelente complemento para cualquier habitación. No sólo añaden estética, sino que dan un toque de buen gusto. Por esta razón, la calidad se paga: requieren de mantenimiento y cuidado para una buena conservación. ¿Sabes cómo limpiar un cabecero de polipiel y qué cuidados requieren? Aquí te damos algunos consejos para limpiarlos y que brillen por más tiempo.

Cuidados y mantenimiento

El polipiel es un material muy resistente, pero ello no quiere decir que no requiera de mantenimiento. A continuación te damos algunos consejos para cuidar y mantener la polipiel:

  • Evita que los cabeceros de polipiel queden expuestos directamente al sol porque el material puede resecarse y agrietarse. También debe evitarse que estén cerca de aparatos eléctricos que generen calor.
  • La humedad daña los cabeceros de polipiel. Por lo tanto, debes evitar ponerlo en tu habitación si has tenido o sueles tener problemas de humedad.
  • Evita apoyar la cabeza con el cabello mojado o con productos como gomina o espuma para peinar. También las cremas corporales pueden ser perjudiciales y manchar el cabecero.
  • Hay productos de limpieza nocivos para la polipiel. Deben evitarse los aerosoles, disolventes que contengan cloro o alcohol, limpiacristales, o ceras. Ten cuidado con los productos con alto contenido de químicos: pueden ser corrosivos para la tapicería.
  • Nunca uses toallitas húmedas para bebés. Aunque son útiles en muchas ocasiones, pueden quitarle la capa protectora a la polipiel. Además de dañinos, pueden reducir el brillo de este material.

¿Cómo limpiar un cabecero de polipiel?

La polipiel es un material que imita a la piel y es muy utilizado para tapizar. Es un material menos delicado y mucho más resistente a manchas que el cuero. Estas son algunas recomendaciones sobre cómo limpiar tu cabecero en polipiel. Sigue estos pasos y consigue que brille y luzca impecable durante mucho tiempo:

  1. Usa un paño o bayeta de microfibra para limpiarlo. Primero limpia la superficie del cabecero con el paño en seco o levemente humedecido en agua templada. Puedes hacerlo de forma semanal sin problemas.
  2. Se puede usar un paño húmedo, pero debe secarse el cabecero de forma inmediata.
  3. Si el cabecero presenta alguna mancha, límpialo con un paño húmedo y jabón neutro. Frótalo cuidadosamente hasta que la mancha salga.
  4. Cuando la mancha persiste, moja un poco de algodón con vinagre blanco y restregar suavemente el área sucia.

Un paño húmedo será un buen acompañante para un buen cuidado y mantenimiento del cabecero de polipiel

5. También se puede usar leche desmaquillante o una crema hidratante para quitar las manchas. Se aplica con algodón en la zona y después debe limpiarse con agua y jabón neutro. Es importante siempre secar con un paño para evitar humedad en el material sintético. Así se evita que se divida el cabecero de polipiel.

6. Es importante limpiar las manchas inmediatamente para que la suciedad no penetre en el material.

7. Las manchas de bolígrafo o de tinta son una pesadilla para los cabeceros. Para quitarlas puede usarse alcohol de 90º en algodón y frotarla hasta que desaparezca.

8. Al limpiar los cabeceros no debe frotarse con fuerza para evitar dañar o rayar el material.

Ya sabes que los cabeceros de polipiel añaden elegancia a las habitaciones. Con estas recomendaciones, asegura que la decoración de este espacio de permanezca como el primer día.