Los motivos para colocar un cabecero blanco en tu dormitorio

Jun 7, 2019 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Un cabecero blanco en el dormitorio cumple una doble función. Por un lado, ilumina la decoración de la estancia y por otro, protege la pared de la cama. Además, evita que quede algún hueco entre el colchón y la pared y que la almohada caiga y la cabeza rote mientras estamos acostados.

Ventajas de utilizar muebles blancos en tu dormitorio

Para decorar existen muchas combinaciones de tonos. Es recomendable fijar la atención en lo que a mobiliario se refiere, en colores neutros y atemporales. Así, el color blanco se convierte en una opción más que recomendable. El blanco en general, llena de luz la habitación y ofrece pureza a la vez que armonía. Los dormitorios suelen ser reducidos y los colores claros dan la sensación de amplitud que otros tonos no ofrecen.

Por otro lado, muchos nos decantamos por elegir este color para el mobiliario del dormitorio. De este modo, hay infinitas opciones de combinar con textiles y otros elementos decorativos. El blanco es un color tan versátil como elegante cuando tratamos de encontrarle su sitio en la habitación.

Un cabecero blanco proporciona una gran versatilidad a tu dormitorio: puede combinar con textiles y otros elementos decorativos

Elegir un cabecero blanco te da la tranquilidad de saber que si tu habitación guarda la armonía y lucirá siempre con estilo. Otra ventaja de usar este color en nuestra habitación es que cualquier elemento destacará sobre el conjunto. Un cabecero blanco en este caso cede el protagonismo al resto de piezas que componen la cama.

Cabeceros, imprescindibles en la decoración de la habitación

Un error que se tiende a cometer cuando no se tiene experiencia en decoración o en equipamiento del hogar es no poner cabecero, prefiriéndose la pared al desnudo. En este caso, la ausencia se suple con la zona pintada en algún color que destaque o se colocan elementos decorativos (cuadros o espejos) que hagan las veces de adorno; pero esto es un completo error. A la larga, del roce de la cabeza, la pared se mancha y esta se deteriora prematuramente.

Y otra cuestión importante a valorar, el cabecero también es funcional al ejercer de barrera entre la cabeza (en conjunción con la almohada) y la pared, evitando que queden huecos. En ausencia de cabecero, la tendencia es que la almohada se vaya escurriendo a lo largo de la noche, para acabar replegada; si has dormido en una cama sin cabecero, sabrás de lo que estamos hablando, una situación absolutamente insoportable y que dificulta el descanso.

Cabeceros de cama blancos

Qué tejido es mejor para un cabecero blanco

Como habrás pensado, un cabecero blanco tiene un gran inconveniente y es que es no es una pieza sufrida. Precisamente la enemiga constante del blanco es la suciedad; ella hace que en ocasiones abandonemos la idea de elegir este tono, valorando por encima de todo este factor y desechando todas las ventajas que ofrece el mobiliario en este color.

Podemos salvar este inconveniente eligiendo un cabecero blanco que incorpore una tapicería fácil de ser limpiada. Ahora bien, los textiles tradicionales no quedan impecables cuando se utilizan métodos de lavado en seco, ¿cuál sería la tapicería ideal? Nuestro consejo es rotundo: elige un cabecero tapizado en polipiel. Límpialo entonces semanalmente con un trapo húmedo y jabón neutro, podrás comprobar como tu cabecero blanco se mantiene siempre impecable y como el primer día.