Diferencias entre cama nido y somier canguro. ¿Cuál elegir?

Sep 3, 2021 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Disponer de una habitación de invitados suele ser la mejor opción a la hora de recibir visitas. Sin embargo, esto no suele ser posible para todo el mundo, o bien esta resulta demasiado pequeña como para incluir la cantidad de camas de las que querríamos disponer.

También ocurre que los invitados suelen ser amigos de nuestros hijos, que siempre insisten en dormir juntos compartiendo habitación. Por eso, para estas ocasiones y las ocasiones en las que no disponemos de suficiente espacio, dos grandes ideas pueden ser una cama nido o un somier kanguro. ¿Cuál elegirías entre estas dos opciones?

Diferencias entre cama nido y somier kanguro

Antes de tomar una decisión, lo más conveniente es que sepas cuales son las características principales de cada uno. Y es que estas dos son opciones igual de válidas para disponer de más espacios de descanso en la casa sin necesidad de ocupar más espacio del necesario.

Se trata de dos opciones que permiten disponer de dos camas en el espacio de una. Lo habitual es que sean camas individuales, que incluyen una base como las camas habituales, con la diferencia de incluir también una segunda cama debajo de la primera que puede extraerse y colocarse a la misma altura que la otra.

En cualquier caso, ambas opciones, a pesar de desempeñar el mismo papel, presentan algunas diferencias. En lo que respecta a la cama nido, se trata de una estructura que puede aportarnos un toque estético especial a la habitación. Esto es debido a que la cama nido conforma una estructura entera con un cajón inferior que se extrae por el lateral para sacar la segunda cama que conforma este equipo de descanso.

Además de la estética, una de las principales ventajas de la cama nido es la facilidad que ofrece para extraer la cama inferior. Resulta muy fácil de manejar y de abrir, incluyendo además, por lo general, unas patas que permiten que la cama inferior pueda colocarse a la altura de la cama superior.

Por si fuera poco, esta estructura resulta especialmente resistente. Puede además incluirse un tejido Premium en algunos modelos que permite que la cama nido se encuentre tapizada con Aqualine, Ecolife o Lux Arábica, pudiendo aportar así un plus de estilo y modernidad.

En lo que respecta al somier kanguro, se trata de una cama supletoria compuesta por dos somieres: el principal y el inferior. Al igual que ocurre con la cama nido, el somier kanguro se extrae de debajo del somier principal y se coloca, con unas patas que lo permiten, a la misma altura que el primer somier.

Este tipo de estructura, tal y como ocurre con la cama nido, también resulta muy fácil de manejar. Además, gracias al espacio entre las láminas del somier, esta estructura resulta fácil y ligera de manejar, algo más que la cama nido, gracias a que no incluye la parte del cajón que esta última sí lleva consigo.

También es importante destacar que el somier kanguro presenta un gran nivel de transpiración que es posible que la cama nido no alcance. El espacio entre láminas del somier permite que el aire pase a través del colchón y que la retención de calor se disminuya. Sin embargo, otra de las diferencias entre la cama nido y el somier canguro es que este último presenta la desventaja de no resultar tan estética como la cama nido.

En resumen, tanto las camas nido como los somieres canguro pueden ser una gran opción para tus habitación infantil o habitación de invitados. Elige el tuyo según tus necesidades y preferencias y escoge después los mejores colchones para tu nueva estructura.

Ya sabes: si buscas una cama supletoria que no ocupe espacio, tanto la cama nido como el somier canguro pueden ser ideales para ti. Echa un vistazo a nuestro catálogo y elige la que mejor se adapte a tus necesidades. ¡No dudes en consultarnos si buscas alguna medida o estética en especial!