Cómo duerme Sagitario

Dic 16, 2021 | CURIOSIDADES, HOROSCOPO | 0 Comentarios

Podríamos definir la Astrología como el pensamiento que estudia la posición y el movimiento de los astros y cómo todos estos elementos pueden determinar el destino de las personas o incluso la aparición de ciertos sucesos. Según defiende la Astrología, la fecha, la hora y el lugar en el que nacemos puede influir en nuestra personalidad. De ahí que se puedan establecer una serie de patrones por cada signo del Zodiaco. Desde las cualidades y debilidades a las fortalezas o características. Es así, siguiendo esta corriente de pensamiento, cómo podemos definir la personalidad de los Aries o incluso cómo duerme un Sagitario.

Los 12 signos del Zodiaco y su relación con el descanso y el sueño

La astrología y el estudio de los horóscopos ha intentado desde tiempos inmemoriales responder ciertas preguntas, resolver algunos misterios y definir las personalidades de los humanos. A través del estudio y observación de los astros, esta corriente de pensamiento ha ido perfilando cada signo del Zodiaco hasta establecer una serie de patrones que abarcan atributos, rasgos, características e incluso asociaciones con animales, colores o la propia relación entre los diferentes horóscopos.

Esta clasificación de los diferentes signos zodiacales se ha extendido hasta el punto de establecer relaciones entre la astrología, los signos del Zodiaco y nuestra higiene del sueño. Tal y como defiende la Astrología, la conciliación del sueño (lo que tardamos en dormirnos), la postura en la que dormimos, la hora en la que despertamos, la cantidad de movimientos que hacemos mientras soñamos o incluso el contenido de los mismos están prefijados por tu horóscopo.

La construcción de nuestra personalidad también incluye la forma en la que dormimos, por lo que el signo del Zodiaco al que pertenecemos también impregna esta faceta de nuestra vida.

La Astrología defiende que cada uno de nosotros nace bajo un momento muy concreto de la actividad espacial y del propio cielo. Es lo que conocemos como carta astral, un plano que puede definir cada detalle de nuestra vida y cómo el sol o la luna influyen en ellos.  Mientras el Sol proporciona el ego, la Luna acaba representando nuestro estado emocional, la memoria o los hábitos inconscientes, lo cual incluiría el descanso.

Cómo duerme Sagitario

Así duermen los Sagitario

Nacidos entre el 22 de noviembre y el 21 de diciembre, los Sagitario se definen por ser positivos, alegres, extrovertidos y muy sociales. Por lo general, las personas nacidas bajo el signo de Sagitario resultan ser bastante enérgicas, presididos por una personalidad bastante fuerte, con una visión optimista de la vida y que no se dejan llevar por el negativismo y las malas experiencias. Al contrario, encontrarán el lado positivo de cualquier hecho, por muy perjudicial que resulte en primera instancia.

En cuanto a las relaciones sociales, los Sagitario son extremadamente sociales. Estas personas son capaces de hacer amigos hasta en el infierno, ya que se presentan abiertos ante los desconocidos. Les gusta confiar en los demás y, en la dirección contraria, que los demás los vean como buenos confidentes y alguien a quién contar los problemas.

Respecto a la forma en la que duermen, los Sagitario están muy influenciados por la energía que desprende su personalidad. Como ya hemos comprobado, las personas nacidas bajo la influencia de este signo trascienden en carácter. Les gusta el movimiento, socializar y aprovechar el día, por lo que esto se traducirá en una necesidad relativa del descanso.

Los Sagitario no precisan de dormir una gran cantidad de horas e incluso les cuesta conciliar el sueño. Sin embargo, sí necesitan que el descanso sea continuado y sin interrupciones o molestias. Además, les gusta la comodidad, no están habilitados para dormir en cualquier lugar y valorarán la comodidad, firmeza, adaptabilidad y transpirabilidad de un buen colchón. 

Respecto a la forma de dormir, les gusta hacerlo en pareja, abrazados e incluso haciendo la cucharita. Necesitan también de estar bien arropados, aunque acaben luchando con la ropa de cama y totalmente destapados o con las sábanas revueltas como si hubiera pasado por ahí un batallón.