Ventajas del ruido rosa para dormir

Dic 3, 2020 | TE INFORMAMOS

Hasta ahora conocíamos en qué consistía el ruido blanco: todo aquel sonido que, de manera constante y aleatoria, enmascaraba otros sonidos (el tráfico de coches o los ronquidos), lo cual nos ayudaba a conciliar el sueño. Es decir, desde el sonido de un ventilador en marcha hasta el de la lluvia cayendo pasando por un purificador de aire o incluso las olas del mar, nos referíamos a esos sonidos con espectros tan planos en frecuencia que no producían ninguna característica especial. Acostumbrados ya a escuchar eso de que el ruido blanco ayudaba a la conciliación del sueño, nos topamos hoy en día con una nueva variante: el ruido rosa para dormir. ¿En qué consiste?

Ventajas del ruido rosa para dormir: en qué consiste y en qué se diferencia respecto al blanco

De nada sirve hacerte con el mejor equipo de descanso si lo envolvemos en un dormitorio cuyo ambiente es tan ruidoso como un festival de música. Ronquidos, gatos maullando, perros ladrando o vecinos discutiendo pueden formar parte de un telón de fondo cuya banda sonora son sonidos bruscos o perturbadores. Y, en general, perjudiciales a la hora de dormir.

Primo hermano del blanco, el ruido rosa es aquel cuyo nivel de presión sonora se caracteriza por disponer de una densidad espectral inversamente proporcional a la frecuencia. Científicamente, lo explicaríamos diciendo que todas las bandas de octava ofrecen el mismo nivel sonoro gracias a que el ancho de banda de las superiores es mayor que de las inferiores.

Traducido a un lenguaje más popular, el ruido rosa ofrece menos amplitud para las altas frecuencias, haciendo que el sonido decaiga según los niveles. Es decir, si pasamos el sonido de una lluvia por un filtro para desechar de manera gradual las altas frecuencias, encontraremos un sonido más equilibrado e incluso natural. Su resultado es bastante parecido al que puedes obtener cuando el dial de la radio se queda sintonizado entre dos emisoras. Esa especie de soplido recibe el nombre de ruido rosa porque su espectro de frecuencias en la luz visible adquiere un color rosado.

La diferencia entre ruido blanco y ruido rosa es que, mientras el primero puede combinar todas las frecuencias del sonido para crear un nuevo sonido que lo envuelva todo, el ruido rosa utiliza una misma frecuencia constante. Algo que, según los expertos, puede resultar más beneficioso para la conciliación del sueño.

Estas diferencias entre el ruido blanco y el rosa se amplían a tenor de algunos estudios realizados como el llevado a cabo por el Departamento de neurología de la Northwestern University Feinberg School of Medicine de Illinois, en Estados Unidos. Realizado tras hacer pasar dos noches consecutivas en un laboratorio del sueño a 13 adultos mayores de edad cuya edad promediaba 75 años, los resultados arrojaron que aquellos que durmieron con ruido rosa no solo tuvieron un sueño más profundo que los del ruido blanco, sino que obtuvieron una mejor memoria.

La investigación llevó a estas 13 personas a dormir con unos auriculares por los que escuchaban ruido rosa consistente en sonidos continuos pero que iban decayendo en altas frecuencias. Tanto de manera previa como posteriormente, la memoria de estos sujetos se evaluaba mediante unas pruebas. Según la investigadora líder, el sonido que emitían estaba manipulado en el momento en el que los pacientes entraban en la fase del sueño profundo.

 Además de proporcionar un sueño más profundo y una mayor capacidad de retener la memoria, el ruido rosa es conocido por estimular todo el espectro frecuencial del oído humano, gracias a que su densidad espectral se parece bastante a la de los sonidos cotidianos que escuchamos en nuestro día a día. Además, al tratarse de un sonido de carácter constante y carente totalmente de significado, este no reclama nuestra atención, lo que lo convierte en un elemento muy válido no solo para el descanso, sino para tipos de terapia como la sonora.