Usos del cojín de lactancia

May 27, 2020 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS

Aunque podamos llegar a pensar que solo es válido a la hora de amamantar a los bebes, existen diferentes usos para el cojín de lactancia. Funcionalidades que oscilan entre la mejora del descanso nocturno, la comodidad para que las madres se sientan o incluso para aquellos padres que toman las riendas a la hora de alimentar a los recién nacidos.

Estos son los principales tipos de cojines

Muy válidas tanto para la fase de gestación como para la vida después del parto, el cojín de lactancia es un tipo de almohada que podría emparentarse con los coches 4×4: son funcionales, de diferentes usos y para toda la familia. Y, además, vienen con diferentes modelos y formas, lo que les convierte en un producto con un nivel de adaptación completísimo:

Forma de U: Con una medida superior al medio metro, este modelo es más pequeño y menos flexible que otros, por lo que es más aconsejable para la gestación que para la lactancia.

Forma alargada: Casi dos metros de longitud y gran flexibilidad, lo que les convierte en un modelo muy manejable y útil para que la embarazada pueda descansar en una postura correcta.

Con arnés: Independientemente de si son con forma de U o más bien alargadas, existe una variante con arnés que sirve para poder sentar al bebé y balancearlo en suaves movimientos.

Si entramos a valorar sus materiales, la recomendación estándar es que estén tejidas con 100% de algodón. Al igual que sucede con las prendas relacionadas con los bebes, también es importante que la funda del propio cojín se pueda extraer para su posterior lavado.

El cojín de lactancia, un producto todoterreno y familiar

Como decíamos al inicio, la asociación más lógica que se efectúa a la hora de pensar en un cojín de lactancia es la de la lactancia. Sin embargo, como ya hemos visto, sus diferentes modelos y formas pueden lograr convertirlo en un producto de descanso muy válido para toda la familia, incluyendo, por supuesto, al propio bebé:

Para las madres

Los cojines de lactancia son extremadamente útiles para las embarazadas a la hora de dormir. Por razones lógicas que atienden a los cambios físicos y corporales, con cada semana de gestación resulta más difícil coger una buena postura en la cama. Gracias a estos modelos, les va a resultar mucho más sencillo paliar este problema, lo que conllevará un mejor confort y sueño.

El uso más extendido es el de las madres que optan por la lactancia natural. Es aquí cuando este tipo de cojines ofrecen su máxima practicidad, ayudando a las mujeres a lograr una mejor posición para que los bebés se agarren bien al pecho y ambos puedan estar cómodos durante las tomas de leche.

Para los bebés

No hay nada más bello que ver cómo los bebés van creciendo y adquiriendo capacidades motoras con el paso del tiempo. Aunque sea imposible mientras son recién nacidos, a los pocos meses van teniendo mayor control sobre su propio cuerpo. Es ahí cuando un cojín de lactancia en forma de U puede valerles para mantenerlos sentados.

Ya hemos hablado de los cojines de lactancia con arnés. Obviamente, este es el tipo de modelo que más puede hacer brillar a los bebés. Sentar al pequeño y utilizar el cojín como si fuera un pequeño columpio se convertirá en una imagen de felicidad que nunca podrás olvidar.

Para los padres

Menos conocido pero igual de válido, los cojines de lactancia no son sinónimo de discriminación paterna. Para todos aquellos padres que optan por la lactancia con biberones, estos modelos pueden ayudar a obtener una postura más cómoda. E independientemente de la toma de leche, también son muy legítimos para coger a los bebés en brazos en una postura plácida que no desemboque en futuros dolores de espalda.