Un buen descanso favorece tu vida sexual

Mar 5, 2020 | PAREJA, TE ACONSEJAMOS

Nuestro cuerpo necesita descansar una media de ocho horas para renovar la energía para el día siguiente. Cuando dormimos menos de lo que necesitamos, nuestro cuerpo y nuestra mente no rinden igual, y podemos notarlo en todos los ámbitos de nuestra vida.

Los efectos negativos de un mal descanso pueden derivar en múltiples consecuencias para la salud que tarde o temprano acaban aflorando: dolores de espalda y problemas de salud mental como estrés o ansiedad son buenos ejemplos de ello.

Despertarse repetidamente durante la noche o levantarse con la sensación de no haber descansado lo suficiente muestra indicadores de insomnio. Y es que, al igual que el insomnio puede tener un impacto negativo en nuestra salud física y mental también puede resultar en problemas en el ámbito cognitivo e incluso la actividad sexual.

Un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine lo confirma. En este, los investigadores observaron durante 14 días consecutivos el sueño de 171 mujeres que no tomaron ningún fármaco para conciliar el sueño. Obtuvieron que aquellas mujeres que durmieron más afirmaron tener más deseo sexual al día siguiente.

Además, el estudio también pudo comprobar que las mujeres que incrementaron el tiempo de sueño en una hora, incrementaron a su vez la líbido en un 14 por ciento aproximadamente. Por otro lado, las mujeres que durmieron más afirmaron también tener mejor excitación genital que las mujeres que durmieron menos tiempo.

En resumen, parece que tener un buen descanso es clave para el buen desempeño de muchos ámbitos de nuestra vida, incluido el ámbito sexual. Incluso parece que esta asociación va más allá: según la National Sleep Foundation de Estados Unidos, el buen descanso y el sexo van de la mano.

Al revés también ocurre: el sexo nos ayuda a dormir mejor

Más sueño aumenta tu deseo sexual, así como más sexo te ayuda a dormir. Así es: el sexo puede hacer que sea más fácil conciliar el sueño. Al parecer, esto se debe principalmente a las hormonas que se liberan durante el acto. El sexo aumenta la liberación de oxitocina (una hormona que hace sentir conectado a la pareja) y reduce la liberación de cortisol (una hormona relacionada con el estrés). Además, tener un orgasmo libera una hormona llamada prolactina, que nos produce relajación y sensación de sueño. Esta oleada de hormonas producidas durante el sexo nos conducen a un estado agradable y somnoliento, que promueven que tengamos sueño y ganas de dormir.

Además, parece que las mujeres son las que más ganan en este sentido. El sexo aumenta los niveles de estrógenos, mejora la etapa REM del sueño y promueve un sueño más profundo. En el caso de los hombres, la investigación ha podido ver que también es habitual un sueño profundo en su caso tras el coito. De hecho, incluso existe un término francés para la rapidez con la que los hombres se duermen tras el orgasmo: le petit mort.

Así pues, si la falta de sueño está dañando tu vida sexual, la respuesta podría estar en tener más relaciones sexuales. En cualquier caso, hay muchos otros factores que pueden estar propiciando un mal descanso: uno de ellos es el estado de nuestro colchón.

Un colchón viejo solo puede traernos problemas para tratar de mejorar nuestra vida sexual. Por ello, si queremos mantener un buen descanso así como una consiguiente vida sexual sana, la solución podría estar en renovar el colchón.

Algunos tips para renovar tu colchón teniendo en cuenta tu vida sexual

Si lo que buscas es un buen colchón para tus relaciones sexuales, lo primero que habrás de tener en cuenta es que el colchón debe ser lo suficientemente espacioso para las medidas de ambos ocupantes. Lo normal en estos casos es decantarse por una cama de matrimonio, que podemos encontrar en las medidas desde los 135 hasta los 200 centímetros de ancho. Nuestros clientes más lujuriosos a provechan nuestra fabricación a medida y los colchones redondos son los más demandados.

Además, otro factor clave a la hora de decantarte por uno u otro es el material del colchón. Esto dependerá del gusto personal de cada uno.