Trucos para recordar los sueños

Feb 18, 2021 | TE INFORMAMOS

Es una de las sensaciones que más nos pueden fastidiar. Y ocurren cuando tan solo llevamos unos pocos segundos despiertos. Tras una noche plácida de descanso envuelta en un sueño maravilloso, olvidamos en qué consistía lo que estábamos soñando. Rabia, impotencia y hasta desesperación. Tranquilidad. Existen una serie de trucos para recordar los sueños..

5 consejos que nos ayudarán a recordar los sueños

  1. Mantén una regularidad con tus horarios. Si eres coherente con tus horarios de sueño y te acuestas y te levantas siempre a la misma hora y con regularidad, esto ayudará a la memoria de tus sueños. Además, despertarse sin la necesidad de una alarma también será beneficioso.
  2. Intenta meditar cuando te acuestes durante unos 20 minutos. Realizar estos ejercicios de respiración con la luz apagada puede ayudarte a alcanzar el llamado sueño hipnagógico.
  3. No consumas alcohol. Además de por razones más relacionadas con la salud y el propio descanso, las bebidas alcohólicas suprimen el sueño MOR (Movimiento ocular rápido). Es decir, la fase REM del sueño.
  4. No te levantes muy deprisa una vez te despiertes. Cuando abras los ojos y tomes consciencia de que te has despertado, lo ideal es permanecer en la cama durante unos instantes. Es aquí donde deberás hacer el esfuerzo de recordar lo que estabas soñando. Por ello, si te levantas rápido para iniciar el día, todos los consejos anteriores no valdrán para nada.
  5. Inicia un diario de los sueños. Cada vez que te despiertes por la mañana y hayas realizado todos los trucos anteriores (sobre todo el de mantenerte en la cama intentando pensar durante unos minutos), coge una libreta y un bolígrafo para comenzar a escribir todo lo que recuerdas de tus sueños. Poco a poco y solo con la práctica, los recordarás casi en su totalidad.

 Ejemplo práctico de un diario del sueño

Para ayudarte a iniciar tu propio diario del sueño, el siguiente patrón te dará una serie de apartados que beneficiarán tu memoria y el mantenimiento del propio diario.

Fecha. Indicar la fecha del sueño.

Título. Como si fueras el escritor de una novela, pon un título que guarde relación con lo que has soñado. Por ejemplo, ‘La isla desierta’.

Descripción del sueño. Tal y como su propio título indica, aquí es donde deberás explayarte para relatar todo lo que recuerdas del sueño. Siguiendo el título que nosotros nos hemos inventado, sería algo así: De repente me encontré en una especie de playa donde no veía a nadie a mi alrededor. Tras caminar durante un rato, deduje que me encontraba en una isla desierta. De repente, me topé con una cueva donde entré. Había un pequeño riachuelo con agua potable y fresquita….

Sentimientos que te origina el sueño. Aquí tendrás que jugar a ser tu propio psicólogo. No solo tendrás que recordar cómo te hizo sentir, sino lo que crees que puede significar. En el caso práctico de la isla desierta podríamos tirar por el lado de la soledad, el miedo a lo desconocido o incluso las ganas de aventuras.

Define cómo actuabas durante el sueño. ¿Te veías miedoso? ¿Aventurero? ¿Sentías que era un sueño y tenías ganas de despertar? Todo ese tipo de sentimientos y adjetivos son los que tendrás que indicar en este apartado.