Trucos para dormir con tos

Nov 20, 2020 | SALUD, TE ACONSEJAMOS

El descenso de temperaturas propio del otoño a menudo hace que vuelvan a aparecer algunas enfermedades típicas de esta época del año. Una de las más frecuentes es la tos, una infección de las vías respiratorias que puede llegar a ser muy molesta.

Aunque en la farmacia existen una infinidad de tratamientos que se pueden utilizar para combatir esta infección, también existen numerosos remedios naturales tradicionales que pueden ayudarte a suavizarla.

 ¿Por qué suelen ocurrir los ataques de tos?

Si bien la tos puede aparecer en cualquier momento del día, durante la noche aumenta la probabilidad de que se produzca algún incómodo episodio. La razón principal de esto tiene que ver con la posición de nuestro cuerpo. Al estar tumbados o estirados en la cama, las vías respiratorias se obstaculizan con mayor facilidad.

Además, la noche suele ser el momento más crítico en un resfriado, ya que la congestión empeora y se agudizan los síntomas. Los ataques de tos nocturnos pueden conllevar una serie de consecuencias que merecen ser nombradas:

  • Irritación en la garganta.
  • Empeoramiento en la calidad del descanso por no poder dormir o debido a despertares nocturnos frecuentes.
  • Molestias sobre las personas que viven o duermen cerca.
  • Posibilidad de atragantarse con saliva o flemas.

5 Remedios naturales contra la tos

Sabemos que dormir con tos puede llegar a ser muy molesto y puede provocar que no tengamos un descanso reparador, y como consecuencia no estemos en plenas facultades el día siguiente. Por ello, hemos recogido 5 remedios tradicionales para que dormir con tos ya no sea un problema.

1. Vapores de hojas de eucaliptos

El vapor es uno de los mejores remedios caseros para combatir la tos, la congestión nasal y el resfriado. Puedes poner a hervir en una olla unas cuantas hojas de eucalipto con agua. Tras esto, retira la olla y coloca sin quemarte la cara en la olla a fin de inhalar el vapor durante 20 minutos. Puedes hacerlo cubriendo la olla y tu cara con una toalla a fin de que el vapor no se escape.

2. Infusiones de ajo o cebolla

El ajo es un vegetal rico en alicina, una sustancia con propiedades antisépticas que puede ayudar a nuestro organismo a combatir la gripe y la tos seca. Tanto el ajo como la cebolla pueden ser buenos aliados para combatir algunos síntomas gripales y te ayudarán a sentirte mejor. Si su sabor te parece demasiado fuerte, puedes endulzarlas con miel.

3. Jarabe de miel, limón y jengibre

Mezcla en un frasco con tapa un par de rodajas de limón, dos cucharadas de jengibre picado y un poco de miel. Ciérralo y déjalo en la nevera hasta que se forme una capa gelatinosa. Para tomar este remedio casero contra la tos solo tendrás que mezclar una cucharada de este jarabe con un poco de agua caliente. Este jarabe puede conservarse en la nevera hasta tres meses en buen estado, sin perder sus propiedades.

4. Gárgaras de sal

Otro remedio para aliviar la tos seca consiste en hacer gárgaras con agua y sal. Para llevar a cabo esta solución oral solo tenemos que verter una cucharada de sal en un vaso de agua tibia. Puedes hacerlo varias veces al día.

5. La uva

Esta fruta contiene distintas propiedades beneficiosas para el organismo como un alto contenido en fibra y potasio. No obstante, uno de beneficios s desconocidos de la uva quizás sea su función como expectorante natural. Si tienes ataques de tos continuos puedes probar a comer uvas al menos una vez al día. Otra opción es hacer con ellas un zumo. Puedes añadirle un poco de miel para hacerlo más dulce.

Hábitos para evitar la tos nocturna

Además de aprovechar las bondades de los remedios naturales para combatir la tos nocturna, también puedes acondicionar tu habitación con algunos sencillos cambios:

1. Instalar un humidificador

Muchas veces la tos aparece cuando el ambiente está muy seco. Con este aparato no solo mejorarás la humedad de la habitación sino que, además, evitarás la proliferación de ciertos virus y bacterias.

2. Utilizar almohadas adicionales

Como la tos empeora por la noche debido la posición del cuerpo, intenta que esto no sea un problema. Puedes dormir con más almohadas que levanten nuestra cabeza y el torso. De este modo, los pulmones y la garganta estarán elevados en relación con el resto del cuerpo y se reducirá el drenaje de mucosidad hacia la garganta que activa el reflejo de toser.

Esperemos que te hayan servido estos consejos para que no te afecte dormir con tos y desde Maxcolchon esperamos que este otoño venga cargado de salud y buenos sueños.