Trucos para dormir a un bebé en cuestión de minutos

Abr 20, 2020 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS

Convertirse en papás puede resultar tan emocionante como estresante. Y es que, cuando llegan, los bebés transforman nuestras vidas, y especialmente nuestro descanso. Dormir a un bebé a veces puede resultar todo un desafío, por eso puede ser buena idea seguir algunos trucos.

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que probablemente resulte muy complicado descansar durante toda la noche sin interrupciones. Los bebés tienden a imponer sus propios horarios sobre nuestra rutina sin que nos demos cuenta, lo cual puede hacer que descansar las horas que requerimos resulte imposible.

Aunque siempre podemos tener suerte: hay bebés que consiguen dormirse rápido y casi no interrumpen su sueño, lo que permite a los padres descansar como se debe. Sin embargo, lo más habitual es que a los bebés les cueste dormirse y que se despierten a menudo durante la noche. Por eso hay quien se pregunta, ¿es posible dormir a un bebé en cuestión de minutos?

Trucos para dormir a un bebé

Crear estrategias para que el bebé se duerma lo antes posible puede resultar complicado. A veces, los trucos que funcionan en algunos bebés no funcionan para otros, por eso cada familia ha de buscar los trucos y estrategias que mejor funcionen en su caso. Algunos de los trucos para dormir a un bebé más comunes son:

  • Pasearlo en el carrito
  • Cantarle canciones
  • Mecerle

Por supuesto, no todos estos trucos funcionan en todos los casos. Por eso, con el tiempo, han ido apareciendo nuevas ideas y estrategias que ayudan a que el bebé se duerma lo antes posible. Uno de ellos es el swaddling. Se trata de una técnica que consiste en envolver al bebé con una sábana o una manta que se utiliza desde hace siglos y actualmente se ha ido recuperando.

Se trata de una técnica que permite que el bebé se sienta seguro y recogido, y que puede recordarle al espacio que tenía en el útero materno. Se ha comprobado que esta técnica relaja y ayuda a dormir al bebé. Lo que se recomienda es apretar en exceso la mantita y utilizar este método sobre todo en los primeros meses de vida, dado que posteriormente los bebés tienen la necesidad de moverse más. Una vez esto ocurra, no se recomienda seguir con esta práctica. Sin embargo, puede resultar de gran ayuda durante los primeros meses de vida.

Cómo llevar a cabo el swaddling

  1. En primer lugar, es necesario colocar una manta o una sábana (si es cuadrada, mejor) sobre una superficie plana. Lo siguiente que haremos es doblar la esquina de la derecha y colocar al bebé con los hombros sobre la doblez.
  2. Luego, tomamos el extremo izquierdo de la tela y lo pasamos sobre el cuerpo del bebé, metiendo el extremo por debajo de su brazo izquierdo.
  3. Coge el extremo inferior de la sábana y súbelo hasta meterlo también por detrás de su brazo izquierdo, con cuidado para que el brazo quede dentro de la tela.
  4. Por último, coge el trozo de tela que queda y dóblala hacia el corazón del bebé. Mete lo que sobra por detrás de su brazo derecho.

Otros trucos

A parte del swaddling, podemos llevar a cabo otros trucos que podrían favorecer el sueño del bebé. Estos son:

  • Mantener una rutina horaria regular.
  • Crear un ambiente idóneo, ventilando la habitación y comprobando la temperatura.
  • Mantener la luz si el bebé duerme durante el día (es decir, no bajar la persiana del todo).
  • Reducir la actividad física antes de dormir.
  • Practicarle un masaje facial.
  • Cantarle una nana.
  • Darle un baño durante las últimas horas del día (esto podría favorecer que se relajen).

En resumen, son varias las estrategias que podemos seguir para conseguir que un bebé se duerma lo antes posible. Aunque ninguno es un milagro, ni funcionará al cien por cien, ir probando estas diferentes estrategias puede ser recomendable para comprobar cuál es la mejor opción en cada caso.