Todo lo que debes saber sobre roncar en el embarazo

May 26, 2021 | TE INFORMAMOS

Durante el periodo de gestación se producen muchos cambios físicos y emocionales. Uno de los más curiosos es la posibilidad de empezar a roncar durante el embarazo. Sorprendentemente es algo que puede ocurrir aunque con anterioridad nunca se hayan tenido episodios de ronquidos.

Las alteraciones que se producen durante este periodo ocasionan un aumento de volumen corporal a consecuencia del desarrollo del feto. Este ensanchamiento para hacer hueco al desarrollo del embrión oprime los órganos del cuerpo sobre todo en los últimos meses anteriores al parto alterando el sistema circulatorio y respiratorio de las embarazadas.

El aumento de peso que se produce durante el embarazo suele oscilar entre 11 y 16 kilos. Esta circunstancia puede afectar a la calidad del descanso. Por eso, este incremento suele ser uno de los motivos principales de los ronquidos en este estado.

¿Es preocupante roncar durante el embarazo?

Entre el 25% y 30% de las mujeres embarazadas pueden roncar en algún momento de la gestación. Normalmente, si esto ocurre, suele aparecer a finales del segundo trimestre y particularmente en el último.

El motivo de roncar durante el embarazo es debido a que las vías respiratorias se obstruyen. Los altos niveles de estrógenos que se generan en el organismo de las mujeres durante este periodo, provoca la congestión de las vías nasales dificultando la respiración mientras se está durmiendo.

Otra de las causas que favorecen los ronquidos durante la gestación es el índice de masa corporal que tengamos antes de quedar embarazada. Así, si el aumento de peso es mayor del recomendado, tendremos más probabilidades de roncar en el embarazo ya que la grasa acumulada puede provocar que las vías respiratorias se estrechen.

Por ello, los ronquidos durante el embarazo suelen ser algo temporal que desaparece tras el parto. No hay que darle más importancia de la que tiene a no ser que vengan acompañados de otros problemas de salud como pudieran ser la obesidad, la hipertensión o las apneas del sueño durante el embarazo.

Cómo prevenir los ronquidos durante el embarazo

Para prevenir estas molestias puedes optar por algunos trucos caseros que te permitirán descansar con la comodidad necesaria que se requiere en estos estados. Uno de los más aconsejables durante el embarazo es dormir del lado izquierdo.

La razón es que de esa manera se evita la presión del cuerpo sobre la vena cava y se favorece la irrigación de la sangre hacia la placenta. De la misma manera se recomienda evitar dormir boca arriba, ya que es una postura que induce a los ronquidos en cualquier circunstancia.

En estas ocasiones se recomienda ventilar regularmente la habitación donde duermes, así como utilizar humidificadores para mantener la humedad relativa del ambiente. De esa manera, se favorece la respiración evitando que el ambiente se reseque innecesariamente.

La respiración puede ser mucho más fluida si optas por dormir con la cabeza un poco más levantada. Para ello, no es aconsejable poner almohadas debajo de la cabeza porque solo conseguirás levantarte con dolor de cuello. Es mucho mejor hacerlo de forma que el cuerpo quede incorporado para no tener problemas de cervicales.

Las camas articuladas pueden ser una gran solución para momentos como estos en los que se necesita un confort excepcional. En Maxcolchon disponemos de varios modelos en los que puedes elegir diferentes planos de posición. Son una inversión de futuro que puedes aprovechar en cualquier otro momento como por ejemplo para recuperarte del parto.

En cualquiera de los casos es aconsejable controlar el peso durante el embarazo. Las consecuencias de coger más kilos de más pueden afectar también al riesgo de padecer diabetes, alta presión sanguínea y tener que ser intervenida quirúrgicamente con una cesárea.

Por todo ello, para evitar cualquier molestia que pueda surgir durante estas etapas, es conveniente llevar una vida saludable que contemple una buena alimentación a base de productos ricos en fibras. El ejercicio físico moderado y por supuesto un reconfortante descanso nocturno ayudará a regular el organismo adecuadamente. En cualquier caso, es clave que sigas las indicaciones de tu médico.

Puedes visitar la web y hacerte con todo lo necesario para que estos meses disfrutes de tu estado. Aprovecha la ocasión y echa un vistazo a los colchones de cuna si quieres ir preparando la llegada de tu retoño. ¡Te encantarán!