Todo lo que debes saber antes de comprar un colchón de viscoelástica

Ago 23, 2021 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

El durmiente del siglo XXI tiene a su disposición diferentes modelos de colchón sobre los que descansar: muelles, viscoelástica, látex y espumación. Los cuatro magníficos del sueño de los que, seguramente, el que más destaque sea el material viscoelástico. Comprar un colchón de viscoelástica es la máxima tendencia de esta época por muchos motivos. Prestaciones revolucionarias, avances tecnológicos y una economización de los costes que ha favorecido su adquisición.

Lo que hasta hace pocos años era un producto considerado de lujo, hoy está al alcance de todos los hogares. Afortunadamente, las mejoras tecnológicas facilitaron un proceso de fabricación que han permitido la universalización del colchón viscoelástico. De esta manera, su composición con espuma de alta densidad, su suavidad y la acogida gradual, han ayudado a descansar plácidamente a millones de personas.

Si quieres ser una de ellas, pon mucha atención porque te vamos a contar todo lo que necesitas saber antes de comprar un colchón de viscoelástica.

Las principales virtudes de los colchones viscoelásticos

Si tuviéramos que resumir todas las cualidades de la viscoelástica en tres rápidos tips, estos serían los siguientes: adaptabilidad, versatilidad y resistencia. El material viscoelástico destaca principalmente porque consigue adaptarse a la forma del cuerpo, ampliando esta prestación a su capacidad para reducir presiones en músculos y articulaciones.

El colchón viscoelástico de calidad funciona casi como un spa de relajación, ya que te mejora la circulación de la sangre y su independencia de lechos lo convierte en la mejor opción para dormir en pareja. Estos son las principales ventajas de este tipo de colchones:

Su adaptabilidad hace que la espuma viscoelástica se ajuste mejor a nuestra silueta: Los colchones viscoelásticos se amoldan a nuestro cuerpo, haciendo que su superficie distribuya correctamente nuestro peso corporal al acostarnos. De la misma manera, al levantarnos el colchón limita esa presión y vuelve a su formato original. En definitiva, son colchones que tienen memoria.

–  Alivian el dolor: Dormir en un colchón de viscoelástica alivia nuestros dolores corporales y a recuperarnos de ciertas lesiones. Esto se consigue gracias a que el material viscoelástico ayuda a eliminar la presión sobre los puntos de dolor. La espuma viscoelástica es capaz de detectar las diferencias de temperatura que se extienden por nuestro cuerpo, detectando cuales son las que están sufriendo dolor. De la misma manera, su propia composición presidida por el visco permite equilibrar el calor y el peso de nuestro cuerpo. Por lo tanto, si nuestra temperatura aumenta durante la noche, este se vuelve más blando.

Control de la temperatura: Como ya hemos comentado, este tipo de colchones cuentan con un componente muy sensible a los cambios de temperatura. ¿Qué sucede con esta prestación? Cuando nuestra temperatura corporal oscila durante la noche, la viscoelástica se adapta a ello volviéndose más blando o más firme según lo necesitemos. Equilibrio total del calor y el peso de nuestro cuerpo.

Durabilidad: Tal y como indicó en su momento ASOCAMA (la Asociación Española de la Cama), la durabilidad media de un colchón es de unos 10 años. Una década que variará según el uso, las propiedades higiénicas del mismo y sus propias cualidades. Obviamente, dependiendo de la calidad de uso que le otorguemos, su deterioro será más o menos pronunciado.

¿Qué tipo de descanso nos puede ofrecer un colchón viscoelástico si lo combinamos con los demás materiales?

Ya hemos visto que hoy en día podemos escoger entre diferentes modelos de colchón: viscoelástica, látex, muelles y espumación. Siguiendo nuestro repaso respecto a los modelos visco, es importante conocer las prestaciones y el tipo de descanso que pueden ofrecer colchones híbridos que combinan el material viscoelástico con los demás.

 – Viscoelástica y látex: Los colchones de látex se caracterizan por ser más suaves y transpirables, por lo que la combinación de ambos materiales nos ofrecerá un modelo donde sus principales virtudes se potenciarán. De esta manera, lograremos un descanso esponjoso y acogedor.

– Viscoelástica y muelles: La combinación de estos elementos nos proporciona un colchón confortable con gran nivel de transpiración, mucha resistencia y un toque acolchado.

– Viscoelástica y espumación: Si, por regla general, los colchones espumados son los que menor adaptación ofrece a los durmientes, la combinación con el material visco acaba con ese defecto.