The Home Edit y por qué las famosas lo llevan a cabo

May 11, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Abrir el armario de la despensa con el propósito de encontrar algo concreto y encontrar de todo menos tu objetivo: una bolsa de nueces por la mitad, una lata de atún del año 1998, leche de coco que ha adquirido vida propia… La lista puede se interminable y, por muy ordenado que te consideres, seguramente la mitad de artículos tengan como común denominador que la fecha de caducidad ya quedo atrás. Porque no siempre el orden se puede abrazar en todos los rincones de la casa, llega una nueva corriente a manos de dos influencers de Instagram: the home edit.

Es muy posible que tu hogar esté organizado y ordenado. Pero aún así, también es más que probable que no lo esté al 100%. Porque siempre se puede estirar el orden hasta su máximo potencial, la técnica The Home Edit ha llegado para conseguirlo. Un sistema diseñado por Clea Shearer y Joanna Teplin que elimina cualquier tipo de hipótesis sobre la organización y ofrece una solución tan clara y nítida que no deja lugar a dudas. Y lo hará siguiendo unos patrones universales de estética y diseño.

Clea Shearer y Joanna Teplin establecen como premisa que cualquier rincón de las casas es igual de válido para erigirse como un punto de orden y almacenamiento. Algo que se consigue gracias a una serie de trucos que consiguen optimizar esos diferentes espacios que pueden ser tan diversos como cajones, baldas, neveras, armarios, despensas….

Las creadoras de The Home Edit, transportaron sus ideas al libro de título homónimo en 2019. Un best seller inmediato que fue recogido hasta por prestigiosos medios como el New York Times. Algo que, a continuación, se convirtió en una especie de mantra para celebrities tan tops como las actrices oscarizadas Gwyneth Paltrow o Reese Witherspoon, además de otras famosas como la también actriz Mandy Moore o la miembro de la saga familiar más influencer: Khloé Kardashian.

Tanto el éxito mediático como el que llegó gracias a las redes sociales (en parte impulsado para bien gracias a las famosas anteriormente citadas), empujó esta tendencia que aúna organización y diseño al cielo de la popularidad. Hasta el punto de que Netflix adaptará el método The Home Edit para convertirlo en una serie de televisión.

Me habéis convencido, pero ahora, ¿cómo organizo mi hogar según esta tendencia?

El método creado por Shearer y Teplin está basado en tres pilares fundamentales. The Home Edit parte de una especie de tres pasos: revisión, organización y mantenimiento. Tres puntos que también valdrían para otros tipos de orden pero que ahora cuentan como puntas de lanza de esta tendencia.

The Home Edit sigue una especie de esquema piramidal, por lo que lo más recomendable es partir desde los espacios más pequeños y nimios de tu hogar. Es decir, un cajón. Según explican las propias autoras, “es el mejor punto de partida porque es un sitio pequeño y manejable”. Ante tal coyuntura espacial, las probabilidades de éxito se amplían, lo que pueden empujarte a seguir con el método a espacios más grandes de tu propio hogar. Sea como fuere, has de proceder posteriormente con despensas o armarios y nunca abandonar un proceso que cuenta con los siguientes pasos:

  1. Partiendo de la premisa que ya hemos comentado (de espacios más reducidos a más amplios), saca todo lo que encuentres en dicho habitáculo para poder organizarlo.
  2. Una vez hayas vaciado el espacio, clasifica todo lo que hayas encontrado en grupos diferentes, agrupando todos los objetos que encuentres y compartan puntos en común. De esta manera, tu cerebro sabrá a que te estás enfrentando y se preparará para los siguientes pasos.
  3. Obviamente, The Home Edit no se basa en abrazar el síndrome de Diógenes, por lo que intentarás reducir al mínimo las pertenencias que hayas encontrado. Es decir, tira cualquiera cosa que sepas que no vas a utilizar, que esté rota o, en el caso de los alimentos y medicamentos, ya haya caducado.
  4. Por último, Shearer y Teplin establecen que hay que medir el espacio en sí. ¿El objetivo de esto? Salir a la calle para comprar sistemas de almacenamiento que cumplan una doble función: almacenar y decorar. Una vez adquirido los diferentes recipientes estilísticos y prácticos, intenta agrupar los objetos y elementos siguiendo patrones como el tamaño o el color. Que haya un orden pero que no se pierda el impacto visual. ¡Ah! Y muy importante, pon etiquetas para poder nombrar los diferentes recipientes y que, a simple vista, puedas encontrar lo que estés buscando.