Terapia Miofuncional: Ejercicios bucales para dejar de roncar

Sep 10, 2021 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Seguro que conoces a alguien a quien le pasa asiduamente: se acuesta a dormir y aparecen los ronquidos, ese sonido fuerte que se produce cuando la persona respira y el aire pasa por la garganta, haciendo que los tejidos vibren en este recorrido.  Cuando estas estructuras de la garganta chocan entre sí, se produce una vibración en la respiración que genera este ruido del ronquido.

Casi todas las personas han roncado en algún momento de su vida. Sin embargo, para cierto grupo de personas, esto puede resultar un problema crónico e incluso derivar en una enfermedad grave, como puede ser la apnea del sueño.

Lo más recomendable en el caso de las personas que sufen de ronquidos a diario es acudir al médico en busca de ayuda. Sin embargo, es cierto que existen ciertas recomendaciones generales que pueden ser de ayuda para mitigar los ronquidos.

¿Cómo deshacerse de los ronquidos?

Existen ciertas recomendaciones generales que pueden ser de ayuda para tratar los ronquidos, según indica la Clínica Mayo, por ejemplo:

  • Evitar el consumo de alcohol, especialmente por la noche
  • Evitar la falta de sueño
  • Bajar de peso
  • Evitar dormir boca arriba
  • Tratar la congestión nasal

En el caso de que quien los sufra presente apnea del sueño, es posible que el médico indique otros tratamientos para paliar los ronquidos. Algunos de ellos podrían ser:

  • Artefactos bucales. Son piezas bucales que ayudan a adelantar la posición de la lengua, la mandíbula y el paladar blanco para mantener abiertas las vías aéreas. Al optar por uno de estos artefactos, es necesario consultar también con un especialista dental para optimizar su posición.
  • Presión positiva continua de la vía aérea (CPAP). Este método implica utilizar una máscara sobre la nariz o la boca para dormir. La máscara envía aire a través de una bomba hacia las vías aéreas con el fin de mantenerlas abiertas durante el sueño.
  • Cirugía. En ciertos casos el médico puede recomendar ciertos procedimientos como la uvulopalatofaringoplastia (UPDP) u otro procedimiento como el avance maxilomandubular (MMA).

La terapia miofuncional

Otro tratamiento eficaz en los casos de los ronquidos y la apnea obstructiva del sueño es la terapia miofuncional. Resulta recomendable en todas las edades, desde niños hasta personas mayores.

Se trata de un tipo de terapia que consiste en un conjunto de procedimientos y técnicas que incluyen el uso de ejercicios isométricos e isotónicos en los músculos que participan en la respiración. El objetivo de estos ejercicios es modificar los patrones anatómicos y funcionales que llevan a los ronquidos.

Así, esta terapia está enfocada principalmente a mejorar las funciones de habla, respiración y masticación en pacientes con trastornos respiratorios del sueño. Aunque la metodología de la terapia es específica para cada caso, podría resultar recomendable llevar a cabo estos ejercicios una o dos veces por semana en cada paciente, durante el tiempo que sea necesario, según indique el especialista.

Normalmente, en este tipo de terapia se indica que los ejercicios se realicen frente a un espejo. Según el grupo muscular que se trabaje, estos ejercicios bucales para dejar de roncar se pueden clasificar en:

Ejercicios de los músculos linguales

Dentro de este grupo muscular son varios los ejercicios que se pueden llevar a cabo:

Barrido lingual

Este ejercicio consiste en posicionar la punta de la lengua en la papila incisiva y llevar a cabo un deslizamiento antero-posterior contra el paladar duro en dirección hacia el paladar blando. Este ejercicio debe hacerse con los labios cerrados y sin que se toquen los dientes. Se recomienda hacerlo unas 20 veces durante 3 veces al día.

Adosamiento linguo-palatino

Inicialmente se lleva a cabo mediante chasquidos linguales con contracción isotónica, adosando después la lengua contra el paladar duro y manteniendo el acomplamiento durante 5 segundos y soltando luego. Se realiza 20 veces durante 3 veces al día.

Presión lingual contra el paladar duro

En este ejercicio se trata de empujar el tercio anterior de la lengua contra el paladar duro. Mientras, se mantiene el sello labial sin contacto con los dientes, durante 5 segundos y soltando después. También se recomienda llevarlo a cabo 20 veces durante 3 veces al día.

Descenso dorso lingual

Puede ser utilizado “bajo lengua” para ayudar al descenso del dorso lingual con pequeños toques. Tras la contracción voluntaria, iniciar el descanso con contracción isotónica y mantener abajo con contracción isométrica durante 5 segundos. Relajar después. Se lleva a cabo 20 veces durante tres veces al día.

Ejercicios en el orbicular de los labios

Dedo en mejilla

Este ejercicio consiste en poner el dedo en la mucosa interna de la mejilla y hacer presión con este empujando hacia los dientes, realizando contracciones isotónicas dos veces por cada lado. Posteriormente, se realizan contracciones isométricas durante 10 segundos. Este ejercicio se realiza 10 veces por lado durante tres veces al día.

Vocalización

Por último, entre los ejercicios bucales para dejar de roncar encontramos la vocalización. Este ejercicio consiste en emitir la vocal A de forma intermitente, 10 veces al día durante 2 semanas hasta lograr la contracción voluntaria. Luego se retira la vocalización y se solicita la contracción voluntaria de modo intermitente durante  semanas. Tras obtener coordinación del movimiento, se solicita la contracción de la musculatura mantenida por 5 segundos, soltando después. Este ejercicio se lleva a cabo 20 veces durante 3 veces al día.

Como ves, son muchos los ejercicios bucales que pueden llevarse a cabo para dejar de roncar. En cualquier caso, si quieres llevar a cabo este tipo de terapia para los ronquidos, te recomendamos consultar con un especialista acerca del mejor tratamiento en tu caso. ¡Dejar de roncar es posible!