Supera el síndrome postvacacional mejorando tu descanso

Oct 2, 2021 | Uncategorized | 0 Comentarios

Cuando estamos de vacaciones, lo normal es que estemos relajados, en paz, felices… Disfrutamos de esos días tan merecidos sin trabajar, en los que todo lo que tenemos por hacer es nada, resulta para muchos un regalo comparable a estar en el paraíso.

Es por eso que, después de estos días de tranquilidad, resulta tan complicado volver al trabajo, a las prisas y a la rutina en general. Dejar atrás las vacaciones nos cuesta no solo conscientemente, sino también de manera inconsciente.

En estos casos puede aparecer el denominado síndrome postvacacional. Se trata de un estado psicológico que aparece en consecuencia a tratar de re-adaptarnos a la rutina tras un período de relax y desconexión.

El síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional es, según explican profesionales como el Dr. Flórez Lozano, una especie de reactividad psicológica caracterizada por cansancio, hastío, desencanto, anhedonia, tristeza…

Se trata de un problema que, aunque transitorio, puede convertirse en algo más preocupante, según explica el doctor. Esto es debido a las diferentes adaptaciones por las que tenemos que pasar. Ninguna de ellas resulta poca cosa:

La adaptación a la rutina laboral

Sin duda, uno de los mayores retos a los que nos podemos enfrentar tras volver de las vacaciones es el de asumir de nuevo la rutina laboral. El hecho de tener que volver a esa rutina puede tener ciertas consecuencias sobre nuestro estado de ánimo, y todavía se acrecentan más si hablamos de volver a la rutina después de las vacaciones de verano (dado que en estos casos se suma el cambio de horas de luz).

Algunos de los síntomas que pueden surgir en este sentido son: adinamia, cansancio físico y  psíquico, falta de atención, apatía, irritabilidad o tristeza. Si bien es cierto que hay quien es más vulnerable y sufre estos síntomas de manera más intensa, al parecer, según explica el doctor, un 70% de las personas no se sienten cómodas en sus trabajos.

Este malestar podría influir y fomentar la aparición del síndrome postvacacional. Sin embargo, las personas que no disponen de un trabajo estable también lo sufren, no es solo el hecho de tener un trabajo rutinario lo que nos puede llevar a sufrir este síndrome.

sindrome postvacacional

La adaptación psicológica

El doctor explica que, tal como existe el síndrome “postvacacional”, también nos encontramos con el “síndrome vacacional”. Se refiere al cambio repentino por el que pasamos de estar en una situación tensa laboralmente hablando, en la que el esfuerzo es continuado, a estar totalmente relajados y sin tener en la cabeza absolutamente nada que tenga que ver con el trabajo.

Esto último exige también una especie de adaptación que, en muchas ocasiones, pasa por no poder desconectar del todo. La incertidumbre en el tema laboral en la que vivimos así como las expectativas de felicidad durante las vacaciones nos pueden llevar a sufrir algún tipo de “desadaptación” psicológica.

La adaptación familiar

Otra de las posibles adaptaciones a las que podemos tener que enfrentarnos es la de volver a la rutina familiar. Y es que volver al “día a día” también puede suponer pasar de un modo de vida en el que compartíamos mucho tiempo con la familia a otro en el que el tiempo que compartimos es más bien reducido.

Parece pues que todas estas adaptaciones llevan a un síndrome postvacacional que resulta casi imposible de evitar en muchos casos. Pero, ¿cómo sobrellevarlo?

Estrategias para sobrellevar el síndrome postvacacional

Los primeros días de vuelta al trabajo pueden ser un caos y hacernos sentir nerviosos, ansiosos, confusos… Sin embargo, hay algunas medidas que podemos tomar para evitar que esto ocurra.

Frente a este síndrome, explica el doctor Flórez, lo mejor es procurar que los primeros días de la vuelta al trabajo sean muy agradables. Podemos tratar de ir introduciendo cambios progresivos en nuestro rendimiento laboral y en nuestro ritmo, tratando de ser positivo y evitando potenciar hábitos negativos.

No tenemos porqué sentirnos mal y tratar de ser agradables con todos: podemos huir del exceso de compromisos y tratar de reducir nuestra vida social a lo que únicamente necesitamos esos días.

Y es que priorizar nuestro bienestar es crucial para poder sobrellevar la vuelta de las vacaciones. En este sentido, el autocuidado debe pasar tanto por echar un ojo a nuestra alimentación como cuidar de nuestro descanso. Y es que, por mucho que hayamos cogido otras costumbres, si queremos evitar los síntomas del síndrome postvacacional es estrictamente necesario que cuidemos de nuestro descanso. Una buena rutina en este sentido podría ayudarnos a evitar el síndrome postvacacional.

En cualquier caso, y si notamos que “no podemos con todo” durante más de un mes tras las vacaciones, no debemos tratar de forzar nuestro cuerpo hasta los límites. Consultar con un profesional será lo mejor que podamos hacer en estos casos. ¡Prioriza tu salud!