Sudores fríos: Cómo afectan a tu descanso

Nov 27, 2020 | TE INFORMAMOS

La sudoración es una respuesta fisiológica para la regulación térmica de nuestro cuerpo. Aunque las causas que la provocan son variadas, normalmente se produce cuando la temperatura del ambiente en el que estamos es elevada o bien mientras realizamos cualquier actividad que requiera de un mayor esfuerzo físico.

Sin embargo, en algunas ocasiones tenemos un tipo de sudor diferente que se manifiesta de manera repentina sin motivo alguno. En ese caso, tal vez estemos padeciendo sudores fríos.

Qué son los sudores fríos

Los sudores fríos suelen aparecer cuando tenemos un tipo de sudoración que no viene determinada por el calor. En estos casos, aunque la temperatura del cuerpo no es alta, se produce una transpiración que provoca una sensación de frío en la piel.

Por ello, a no ser que vayan acompañados de otros síntomas que presenten una mayor complicación, se trata de una reacción natural del cuerpo que aparece sin avisar.

Causas que lo producen

No obstante, las causas que lo producen son consecuencia de una respuesta del organismo al fin de protegerse de situaciones que conllevan peligro para nuestra salud. De esa forma, están relacionadas principalmente con el estado de ánimo y con algún síntoma que pudiera derivar en una enfermedad.

Así, tanto los nervios, el estrés, la ansiedad o el miedo favorecen este tipo de reacción. Sin embargo, también puede ser debido a otros factores como una puntual disminución de oxígeno en la sangre, tener la presión arterial baja o presentar bajos niveles de azúcar.

Usualmente, los sudores fríos se producen mientras dormimos, y aunque no sean un problema grave, es conveniente comprobar si se manifiestan de forma intensa o constante. En ese caso, aconsejamos una consulta profesional.

Por lo general, no hay que preocuparse demasiado por este motivo. Así pues, la mayoría de las veces su origen puede ser debido a un ligero aumento de la temperatura corporal o del ambiente.

Consejos para evitar los sudores fríos

A continuación te presentamos algunos consejos que pueden ser de ayuda para evitar esta sudoración. Pon atención:

Acostarse relajado

Para tener un descanso efectivo y evitar en la medida de lo posible los sudores fríos, es conveniente acostarse lo más relajado posible. La dificultad es que muchas veces no somos capaces de ello porque el estrés acumulado del día a día nos puede jugar una mala pasada.

Para ello, es aconsejable prepararnos para dormir sin interferencias que nos impidan conseguir un sueño relajante y duradero. En ese sentido, es bueno desconectar de una forma natural. Pero en el caso de que eso no pueda ser así, practicar alguna actividad para lograrlo es una buena idea.

Hay varias opciones para elegir la que mejor se ajuste a nuestras preferencias. Por ejemplo, darse una ducha templada, leer un rato antes de dormir, escuchar música o incluso practicar algún ejercicio de meditación ayudará a conseguir el relax necesario.

Ropa de cama de calidad

Además, es importante disponer de la ropa de cama apropiada según la temperatura de cada estación. Nuestra sugerencia es utilizar textiles de algodón como sábanas o fundas nórdicas, ya que tienen la mejor transpirabilidad para nivelar los desajustes que se producen en nuestro cuerpo mientras dormimos. La ventaja es que son muy prácticas en cualquier época del año.

Para cubrir la cama, interesa utilizar prendas que dejen libertad de movimientos y no pesen. Así, los rellenos nórdicos son una buena opción para conseguir la calidez necesaria ya que su ligereza facilita poder cambiar de postura en el caso de despertarnos por las noches.

Colchón apropiado

Una de las bases fundamentales para conseguir un buen descanso es disponer del colchón apropiado que garantice un sueño profundo y reparador. La firmeza, adaptabilidad y transpirabilidad del mismo influyen en gran medida en la calidad del mismo. Y para el caso de que padezcamos sudores fríos mientras descansamos, todavía más.

En nuestro catálogo puedes encontrar colchones de muelles ensacados, viscoelásticos y de látex que proporcionarán la comodidad precisa en función de las necesidades específicas de cada persona y así poder elegir entre una amplia variedad el que más te interese.

Calidez del ambiente

En cualquier caso, la estancia debe reunir una serie de requisitos mínimos que aporten bienestar mientras nos relajamos. Así, tanto la humedad como la temperatura juegan un papel muy importante en el ambiente óptimo de la habitación.

Por ello, disponer de equipos de descanso a medida de nuestras necesidades posibilita reconciliar el sueño fácilmente a pesar de padecer molestos despertares. En Maxcolchon te ofrecemos un amplio abanico de posibilidades para proporcionarte el máximo confort y sobrellevar de la mejor manera posible los sudores fríos. ¡No dudes en visitarnos!