Sonambulismo sexual: Qué es y cómo afecta a tu descanso

Mar 25, 2020 | TE INFORMAMOS

El sonambulismo sexual es un trastorno del sueño hasta ahora poco conocido que se ha ido poniendo de manifiesto con más frecuencia (conforme la cultura sexual y sanitaria ha ido haciendo que las personas acudan cada vez más a la consulta del médico) ante situaciones que les afectan en su vida sexual y de pareja.

Como casi todos los trastornos del sueño, se relaciona con una baja calidad del sueño o insuficientes horas de descanso, por lo que una de las primeras recomendaciones en estos casos es procurarse colchones saludables, así como un ambiente propicio para el descanso nocturno.

Qué es el sonambulismo sexual o sexsomnia

La sexsomnia o sonambulismo sexual es un trastorno del sueño, poco frecuente, que hace que una persona pueda tener relaciones sexuales durante la fase del sueño profundo no REM, de forma involuntaria. Una persona que está dormida puede sentir deseo e incluso orgasmos involuntarios. Los conflictos se generan cuando intenta tener relaciones sexuales con la persona con la que comparte cama. El paciente, al despertar, no recordará nada de lo ocurrido.

Por qué se produce la sexsomnia

Los estudios indican una fuerte relación entre el sonambulismo sexual y la baja calidad del sueño, es decir, dormir mal y dormir poco. Se asocia a ansiedad, estrés y consumo de alcohol y drogas. Puede producirse como efecto secundario a determinados fármacos o asociarse a otros trastornos del sueño, como la apnea.

Existe también una alta correlación con la exposición prolongada a las pantallas, como las de los teléfonos móviles, tabletas y ordenadores.

Cómo influye el sonambulismo sexual en nuestro descanso

Este tipo de alteración de la conducta del sueño va a provocar una serie de efectos en nuestro organismo e incluso en nuestras relaciones de pareja. A corto plazo el paciente se sentirá terriblemente desconcertado, ya que no recordará lo ocurrido. Esto puede generar malentendidos de pareja, miedo a volver a quedarse dormido por lo que pueda suceder, frustración y cansancio. Y a largo plazo esta situación puede llevar al insomnio por sensaciones de vergüenza y culpa, que podrían conducir a estados depresivos, por lo que debe diagnosticarse lo antes posible.

Tratamiento del sonambulismo sexual

La primera recomendación para afrontar el sonambulismo sexual, consistirá en tomar las adecuadas medidas de higiene del sueño, relativas a la ventilación de la zona de descanso, colchones y almohadas apropiadas, evitar acostarse con el estómago lleno y mantener un entorno ordenado y relajante, incluyendo sábanas limpias y una cama bien hecha.

Regularizar el ritmo del sueño es fundamental, separando bien las áreas de descanso de las de trabajo y ocio, evitando la exposición a pantallas de alta luminosidad. Si estas medidas no son suficientes, su médico podrá recomendarle uno de los siguientes tipos de tratamientos, o bien ambos simultáneamente. Los resultados de los tratamientos para la sexsomnia suelen ser buenos, si bien tras el tratamiento debe mantenerse un programa de prevención para evitar la recidiva de la enfermedad.

Tratamiento psicoterapéutico

Un profesional de la psicología podrá ayudarnos mediante diferentes técnicas a disminuir la tensión y estrés al dormir y regular nuestros ritmos biológicos de sueño.

Tratamiento médico farmacológico

En los casos en que los doctores lo consideren oportuno, recetarán algún tipo de medicación, normalmente las llamadas benzodiacepinas.

En definitiva: la sexsomnia o sonambulismo sexual es, como la mayoría de los trastornos del sueño, fruto de una mala higiene del descanso y una sobreexposición a situaciones de estrés y a los medios tecnológicos. Las medidas de higiene del sueño permitirán corregir y prevenir esta dolencia, recomendándose siempre la visita al facultativo ante situaciones que afecten a nuestra calidad de vida.