¿Sientes hormigueo en las manos al despertar?

Dic 6, 2020 | TE INFORMAMOS

¿Alguna vez te has levantado con una sensación de hormigueo en las manos? Una especie de adormecimiento de esa zona tan concreta que, aunque puede llegar a confundirnos, no debemos asustarnos ni preocuparnos por ello. Te contamos los motivos por los que se produce este efecto fisiológico tras una noche de sueño.

Así es la parestesia, o lo que normalmente conocemos como hormigueo en las manos

A lo que popularmente conocemos como hormigueo, de manera científica se le llama parestesia. Así es la denominación con la que conocemos a ese tipo de sensaciones punzantes muy relacionadas con el hormigueo, los picores, las quemazones o incluso el entumecimiento de una parte muy concreta del cuerpo.

La parestesia aparece de manera involuntaria y, por regla general, cuando presionamos algún nervio sensitivo durante un periodo determinado de tiempo. Con esto ya nos debería valer para no alarmarnos ni preocuparnos cuando se nos duermen las manos o alguna otra zona del cuerpo. Sin embargo, pueden existir más razones por las que podemos despertarnos con esta sensación tan incomoda y molesta.

 LAS 3 ETAPAS DEL HORMIGUEO

Según la comunidad médica, existen tres etapas dentro de la parestesia. En primer lugar, tras tres o cuatro minutos de presión de la mano o el brazo, aparecería lo que llamamos hormigueo de comprensión. Tras diez minutos, entraría en juego la segunda etapa de suave adormecimiento. Una fase que perduraría siempre y cuando la presión sobre el nervio siguiera afectando la irrigación sanguínea. Por último, ya en la tercera etapa, la conocida como liberación del pinchazo es sinónimo de una sensación de pinchazos en las extremidades. Como si nos clavaran alfileres.

Como decimos, aunque despertarse con una parestesia temporal se puede haber originado por una presión demasiado prolongada de la mano o el brazo, existen otro tipo de causas más graves que la convertirían en una parestesia crónica. Es decir, un síntoma provocado por algún tipo de lesión nerviosa o de carácter neurológico.

Otras causas que podrían provocar el hormigueo al despertar

Migraña: Este tipo de molestias puede llegar a provocar tanto dolor que, en algunas ocasiones, se puede llegar a perder la movilidad del área afectada. Hasta un 15% de los afectados por migrañas pueden tener cosquilleo y hormigueo en manos y brazos.

Alteración de la circulación sanguínea: Enfermedades relacionados con la alteración de la circulación sanguínea como la aterosclerosis son otros de los focos principales.

Ictus: Aunque es la causa más grave, a su vez funciona como el mejor indicador. Padecer hormigueo en las manos junto a otro tipo de trastornos en el habla, la visión o un dolor de cabeza pueden ser sinónimos de haber sufrido un ictus o algún accidente cardiovascular.

Síndrome del túnel carpiano: Realizar movimientos con los dedos muy repetitivos y durante bastante tiempo puede provocar que los ligamentos se inflamen. Algo que ocasiona que el nervio se quede atrapado en el túnel de la muñeca, produciendo así el hormigueo en las manos. Este síndrome es muy común en trabajadores que realizan movimientos repetitivos con sus manos. Por ejemplo, escritores, músicos, sastres o incluso programadores informáticos.

Codo de tenista: Similar a la causa anterior, la inflamación en el tendón conocida como codo de tenista puede también provocar esta sensación de hormigueo en los dedos o incluso en el brazo.

Esclerosis múltiple: Aquellos que padecen de esclerosis múltiple pueden ver como se les reduce la sensibilidad, provocando, de manera contradictoria, una mayor sensación de hormigueo en las manos. Esto se debe a que la eliminación de las membranas del cerebro y los nervios de la médula espinal no permiten el correcto paso de los impulsos nerviosos.

Neuropatía diabética: Cuando, de manera constante, los niveles de azúcar aumentan, los nervios pueden tender a sufrir un tipo de lesión que llegará a generar hormigueo en las manos que acabará traduciéndose en un dolor profundo de las extremidades.

Osteocondrosis cervical: Conocemos como osteocondrosis cervical a esa enfermedad en la que la compresión de un nervio y la perturbación del flujo de la sangre afectan a la columna vertebral. Y uno de sus síntomas no es otro que la parestesia.

Neuralgia del plexo braquial: La red de nervios que nos envía señales desde la médula espinal hasta las extremidades sufre un tipo de infamación cuyos síntomas pueden ser el entumecimiento de las manos.