Rutinas de la gente ordenada antes de dormir

May 23, 2020 | TE INFORMAMOS

Se les llama gurús del orden porque a través de sus publicaciones en redes sociales o libros, han exportado a todo el mundo sus consejos sobre el orden de las casas. Un fenómeno mediático muy reciente al que se han sumado millones de personas para aderezar sus casas siguiendo los estrictos mandamientos que dictaminan este tipo de portavoces. Desde Marie Kondo, el adalid de este movimiento, a fenómenos más patrios, el orden ha llegado al punto de dictar cómo tiene que estar nuestro propio hogar antes de dormir. Te explicamos en qué consisten este tipo de rutinas.

Nunca te acostarás sin ordenar una cosa más

Marie Kondo, la gurú japonesa que ayuda a las personas a mejorar sus vidas a través de pequeños o grandes cambios en sus hogares, defiende que para empezar este proceso lo primero que hay que hacer es crear el caos. Vaciar armarios, despensas y cajones para conservar solo lo que te produce felicidad. Partiendo de esta premisa, la nueva ley del orden ha llegado a limites insospechados. Incluyendo el propio descanso y el hecho de irse a la cama.

“Si te dejas engañar por el alivio temporal que te da haber organizado tu espacio físico, nunca reconocerás la necesidad de ordenar tu espacio psicológico. (…) Tan pronto como empiezas a organizar, te sientes obligado a reajustar tu vida. Como resultado, tu vida empieza a cambiar”. Con esta filosofía, las gurús del orden como Marie Kondo han establecido una serie de pautas que pueden resultar muy válidas para todas aquellas personas que hayan abrazado este movimiento o que, simplemente, sean fanáticas del orden.

Si eres de las personas que no se puede ir a la cama de manera tranquila y desconectar si no has logrado antes que tu casa permanezca limpia y organizada, es obvio que no obtendrás esa paz mental necesaria para lograr una correcta higiene del sueño. De esta manera, en lugar de realizar el típico chequeo a las redes sociales, dar los últimos likes en Instagram o consultar el correo electrónico, realizar las siguientes funciones van a favorecer nuestro objetivo: el mejor descanso posible.

Cosas y lugares que ordenar antes de irte a dormir

– La cocina: Fregadero despejado, platos, vasos y cubiertos limpios (o en el lavavajillas), encimera limpia con un paño y cubo de la basura vacío. El objetivo es despertarse y encontrar un hábitat ideal para disfrutar del desayuno.

– El salón: Por razones obvias, el salón seguramente sea el lugar donde más tiempo vas a pasar mientras estés en casa y despierto. Incluso es posible que lo visites al levantarte antes que la propia cocina. Por todo ello, un comedor desordenado o sucio puede alterarte el ánimo nada más levantarte. Así pues, arremángate antes de ir a dormir y organiza los cojines del sofá, dobla cualquier tipo de manta, despeja la mesita del café, limpia la principal y guarda los mandos en su sitio correspondiente.

– El despacho: Tanto si trabajas o estudias en casa como si no (pero lo usas de manera esporádica), despeja el escritorio y ordena el despacho. Es decir, ordena los papeles, pasa un trapo por la superficie, no dejes los cables a la vista y limpia la pantalla del ordenador.

– Los juguetes de la casa: En el caso de que tengas hijos, esta puede ser una batalla diaria que te cueste la paz mental que te otorga el orden. Pero no hay más remedio que hacerlo y no puedes saltarte ningún día. Antes de ir a dormir, asegúrate de que no queda ningún juguete por la casa y guárdalos en su correspondiente lugar. Y, por supuesto, haz lo propio con la ropa de los niños (calzado incluido).

– Prepara todo lo esencial y primordial del día siguiente: La mejor manera de tener una casa limpia y ordenada es adelantarte a los hechos. Así pues, antes de irte a dormir es primordial (y muy aconsejable) que dediques media hora a organizar la ropa, lo que vayas a llevar a clase o al trabajo y, si tienes hijos, a preparar los tuppers de comida y sus mochilas. Además de ordenar tu hogar y la mente, ganarás tiempo extra a la mañana siguiente.

– El lavabo: Posiblemente, el lugar que más paz mental puede producir su estado de limpieza. Los restos de pelos, los lamparones del cristal del espejo, la pasta de dientes desbordante y, en definitiva, la suciedad, es sinónimo de caos y dolor. Repite conmigo, un baño limpio es una vida feliz.

Pero lo más importante para disfrutar de la felicidad es contar con un colchón adecuado a tus necesidades. Así que si tienes la necesidad de cambiar tu colchón ahora es el momento.