Renueva el color de tu habitación esta primavera

May 7, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Aunque la primavera y el otoño han quedado un poco diluidas por culpa del cambio climático, el paso de una estación a otra suele ser sinónimo de reinicio vital. Desde el típico movimiento de ropa de un armario de la casa a otro hasta la operación bikini pasando nuevos looks. Por regla general, a las personas nos gusta cambiar de vez en cuando y, la llegada del buen tiempo y la primavera es también señal de otro tipo de estilismo en el hogar: el color de la habitación.

Cambiar el color de nuestras paredes puede conseguir aportar un punto más fresco a la par que cálido. Un reseteo cuya finalidad sea la de ir acorde con el buen tiempo, la primavera y el verano. Pero para que esto pueda ocurrir y no nos perdamos por el camino (imagina seguir un mal consejo y acabar con una habitación lúgubre y triste), es obligatorio conocer los significados de cada color y cuál es el que mejor puede hacer lucir nuestro cuarto, sus muebles y la decoración en sí. Cuál puede aportar más luz, más vitalidad y, por qué no decirlo, una mayor fuerza.

En la decoración de una casa es tan fundamental la elección de los muebles como la de los pequeños objetos y, a gran escala, los colores que elijamos. Los tonos y su intensidad serán los que indiquen qué ambiente se vive en ese hogar, cuál es nuestra personalidad y qué mensaje transmitimos ante la vida. Por ello, con la llegada de la primavera y posterior verano, nuestro estado de ánimo es otro, algo que debemos exportar a nuestra habitación. Y seleccionar un color concreto, va a comunicar sentimientos y sensaciones muy diferentes.

color blanco

Aunque te pueda parecer soso y un poco demodé, elegir el blanco puede ser una gran elección cuando hablamos de los meses más calurosos asociados a la primavera y el verano. La habitación cogerá un tono más fresco y, siguiendo la recomendación de los expertos, transmitirá tranquilidad, paz, aliviará un estado emocional más inestable y evitará posibles distracciones. Y, por supuesto, aportará luz y una sensación de amplitud al cuarto que antes no tenía (te parecerá más grande).

color amarillo

Uno de los nuevos reyes del estilismo y una tendencia cada vez más extendida. El amarillo tiene la capacidad de generar un ambiente agradable, positivo y enérgico. Puede aportar seguridad en el estado de ánimo y ayudar a combatir posibles depresiones gracias a esa vitalidad que transmite. Sin contar el blanco, el amarillo es el color que mejor refleja la luz exterior (o de las lámparas). Por ello, cualquier tonalidad favorecerá la iluminación, aportará una sensación de amplitud y alegrará el hogar.

color azul

Entramos en terrenos donde la tonalidad adquiere mayor protagonismo. Aunque el azul tiene la propiedad de relajar los sentidos más que cualquier otro color, un tono más intenso como el azul eléctrico o el aguamarina puede acabar resultando contraproducente, generando un efecto demasiado fuerte para nuestra visión. Y como en el punto medio está el equilibrio, nada mejor que pintar nuestra habitación yéndonos a tonos pastel como el celeste, algo que puede fomentar la relajación e incluso la conciliación del sueño.

color verde

Estamos hablando de la primavera, de la subida de las temperaturas y la llegada del buen tiempo. Hablamos de sol, luz, playa y campo. ¿Qué mejor que apostar por el verde? Símbolo de la naturaleza, el color verde aportará una mayor frescura en sus tonos más vivos. Pintar nuestra habitación con un verde lima o un pistacho, estabilizará y relajará nuestro estado de ánimo. Por el contrario, quedarnos algo cortos con tonos demasiado claros, dará a las paredes un toque demasiado soso.

color rojo

Solo apto para los más aventureros y aficionados al riesgo. El color rojo es sinónimo de pasión, pero también de agresividad. Pasarnos con sus tonos y pintar de esta manera nuestra habitación, puede resultar perjudicial y estresar nuestro estado de ánimo. Si quieres apostar por el rojo, resulta mucho más recomendable utilizarlo solo para dar ciertos toques o dejarlo para estancias donde no vayas a pasar tanto tiempo. Es decir, no va a ser tan apto para la habitación o incluso el salón.

color naranja

Cada vez más extendido, el naranja es otro de esos colores que puede influir muy positivamente en nuestro estado de ánimo. Llama a la acción, genera entusiasmo y es un potenciador de la energía. Por ello, pintar nuestras paredes con este color aportará estilo y mucho juego gracias a la cantidad de texturas con las que puede empastar.

Pero antes de elegir el próximo color debes coger ideas de cómo quieres que quede tu dormitorio, así que no te pierdas nuestra sección de inspiración para dormitorios únicos.