Remedios para aliviar la tos por la noche

Feb 11, 2021 | SALUD, TE ACONSEJAMOS

Con la llegada del frío y el mal tiempo aparecen los típicos resfriados. Aunque es algo común que solemos padecer durante esta época, no deja de ser una molestia desagradable que viene acompañada de una excesiva mucosidad, estornudos y dolor de garganta y que puede hacer que no durmamos bien.

Y es que si sobrellevarlo durante el día se nos puede hacer complicado, ni qué decir tiene cuando nos metemos en la cama para descansar. En concreto, uno de los problemas principales que conllevan los catarros es la tos.

Es una sensación incómoda que puede irse agravando a lo largo de la noche. Mientras estamos durmiendo y empezamos a toser, la garganta se va irritando cada vez más provocando una auténtica pesadilla que nos impide conciliar el sueño.

La diferencia es que, durante el día, la eliminación de la secreción se produce de una forma más sencilla. Sin embargo, al estar tumbados en la cama, la mucosidad tiende a depositarse en la laringe y en la faringe produciendo el reflejo de la tos.

Además, suele ocurrir que la nariz se tapona por el exceso de mucosidad acumulada y no queda otra que abrir la boca para poder respirar. Por eso, la garganta se va resecando y generando más carraspeo dificultando de esa manera un sueño continuado.

Remedios para aliviar la tos por la noche

Para aliviar en la medida de lo posible la tos por la noche, a continuación te dejamos algunos remedios que pueden ser de ayuda. Puedes aprovechar los trucos caseros que te ofrecemos y disfrutar plácidamente de un descanso reparador.

Dormir de lado

La postura que adoptamos para dormir influye en gran medida en el resultado del descanso. En estos casos, no es aconsejable dormir boca arriba porque solo conseguiremos irritar todavía más la garganta y toser con mayor intensidad.

Normalmente, dormir hacia el lado izquierdo es la postura más recomendable. El principal motivo es que en esta posición mejora la circulación sanguínea. Por eso, en estos casos todavía con más motivo conviene adoptar esta postura para facilitar una buena respiración.

Utilizar un humidificador

En cualquier circunstancia, regular la humedad del ambiente de la habitación es una buena idea para disfrutar de un descanso reparador. En el caso de tener tos por la noche ayuda a disolver la mucosidad ya que impide que se reseque el ambiente en general.

Para lograr la humedad ambiental adecuada, puedes tomar algunas medidas como puede ser prescindir del uso de la calefacción mientras estás durmiendo. Es preferible dejarla en funcionamiento durante el día para que el dormitorio se pueda caldear y apagarla justo al acostarse.

En todo caso, cuando es imprescindible utilizarla, se aconseja disponer de termostatos y programadores que mantengan una temperatura constante sin que la habitación tenga demasiada calidez.

Darse una ducha caliente

Inhalar el vapor del agua caliente mientras nos duchamos puede tener efectos beneficiosos para nuestro organismo. Por un lado, relaja los músculos del cuerpo para conciliar el sueño fácilmente y por el otro, descongestiona las vías respiratorias de forma que podemos diluir la mucosidad acumulada.

Mientras nos duchamos, el agua caliente permite que las fosas nasales se limpien de forma natural y con ello se eliminan toxinas e impurezas. Además, contribuimos a elevar la temperatura corporal de forma que se estimula el sistema termorregulador para conciliar el sueño.

Mantenerse hidratado

La hidratación del cuerpo es una de las medidas saludables a tener en cuenta para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Por eso, durante el proceso que dura un resfriado o una gripe, es aconsejable beber mucha agua. La razón es que el líquido ayuda a fluidificar y expulsar de manera más rápida la mucosidad derivada de los enfriamientos.

En estos casos es aconsejable decantarse por bebidas sin cafeína como los refrescos o el café y optar por infusiones naturales calientes. Nuestro consejo es que añadas una cucharadita de miel, ya que es un antitusivo natural y además proporciona una agradable suavidad en la garganta.

Somieres articulados

Las camas articuladas son una de las opciones a tener en cuenta para aliviar la tos por la noche. Nos permiten elevar la cabeza y el tronco con respecto al resto del cuerpo para poder así respirar con mayor facilidad.

Por el contrario, es desaconsejable utilizar almohadas o cojines para incorporarnos en la cama. Lo más probable es que forcemos el cuello por una mala postura y tengamos dolores cervicales al despertar por la mañana.

En Maxcolchon disponemos de una amplia variedad de somieres articulados. Proporcionan un descanso relajado apto para toda la familia tanto por su comodidad como para la recuperación de cualquier tipo de dolencia. Tu cuerpo te lo agradecerá. ¡Échales un vistazo!