¿Qué son los sueños premonitorios?

Ene 29, 2021 | TE INFORMAMOS

Se dice que Abraham Lincoln soñó que él mismo entraba en el cuarto oriental de la Casa Blanca. Allí, veía un cadáver custodiado por soldados norteamericanos. Tras preguntar a uno de esos soldados quién era el fallecido, la respuesta fue: el Presidente de Estados Unidos. Apenas unos días más tarde, Lincoln fue asesinado de un disparo mientras disfrutaba como espectador de una obra de teatro. Es uno de los sueños premonitorios más conocidos de toda la historia. Una especie de profecía que también afectó de manera negativa al actor de ‘El Fugitivo’ David Janssen, soñó con él mismo en un ataúd y falleció dos días después, o el de David Bocth. Este oficinista de Cincinnati soñó varias veces con el accidente aéreo de un modelo de American Airlines. Poco tiempo después, 237 personas encontraron la vida tras el accidente de…un American Airlines.

Aunque no todos los sueños premonitorios guardan relación con la muerte y la tragedia, si encuentran en este reverso tenebroso la temática más mediática. La rimbombancia de sus historias y el drama que le sigue han acabado protagonizando historias que hoy en día parecen sueños virales. Pero, ¿qué son exactamente los sueños premonitorios? ¿Existen de verdad o son racionalizaciones a posteriori? Intentamos poner luz a este fenómeno relacionado con el descanso.

Explicación científica de los sueños premonitorios 

La premonición es el término que recoge la acción de vaticinar un hecho antes de que este ocurra. Algo que ocurre sin que existan ningún tipo de motivo o incitación para verlo, simplemente a modo de causa y efecto. Aplicado al mundo de los sueños, esta especie de visión del futuro ocurriría mientras dormimos. Es decir, un sueño premonitorio vendría a ser aquel sueño que precede a un evento real que parece predecir su ocurrencia.

Si tuviéramos que aplicar la explicación más lógica respecto a los sueños premonitorios, diríamos que suelen responder a una serie de señales reales y existentes que sí percibimos. Es decir, en nuestro día a día, vamos recogiendo situaciones, hechos y avisos que se van acumulando en nuestro inconsciente. Como si fuera la producción de una película, ese guion que estamos escribiendo sin que nos demos cuenta, acaba emitiéndose en forma de sueño.

Según ciertas investigaciones científicas, lo profético se suele inscribir en el campo de lo posible. Y, si esto sucede en la vida real, los humanos lo acabamos interpretando como señales de advertencia de las que no fuimos conscientes en tiempo real.

Relacionado con el fenómeno del dejà vu (esa sensación de “esto creo que ya lo he vivido”), un estudio de 1983 recogía los sueños premonitorios en el mismo hábitat: en las estructuras nerviosas y cognitivas.

La conclusión respecto a los sueños premonitorios es bastante difusa. Una de las teorías más extendidas para explicar este fenómeno apunta a la probabilidad. Si nos ceñimos a los sueños premonitorios relacionados con catástrofes naturales como terremotos y huracanas, podríamos explicar la repetición de estos sueños como la búsqueda de una respuesta lógica ante estos eventos. La necesidad de muchas personas de comprender ciertos signos ocultos del entorno.