¿Qué significa dormir en camas separadas?

Feb 1, 2020 | TE INFORMAMOS

Dormir juntos es uno de los hábitos más frecuentes en una pareja. Es costumbre pensar que, en la convivencia, ambos durmientes compartan la misma cama. Se trata de un concepto cultural que hace referencia a la intimidad y los momentos compartidos que ocurren en este espacio.

Por supuesto, esto no siempre ha sido así: según el profesor de historia estadounidense Roger Ekirch, antes de la Revolución Industrial toda la familia, e incluso los invitados, compartían la misma cama con el objetivo de protegerse y fortalecer su cohesión como grupo.

Sin embargo no todos tenían porqué seguir esta costumbre. Las clases más altas de la sociedad, como los reyes y los nobles, podían permitirse disponer de varias camas para dormir por separado, cada uno en su alcoba particular.

Así, con el tiempo esta costumbre fue adaptándose por el resto de la sociedad y, a día de hoy, lo más habitual es que cada integrante de una familia o de un piso tenga su propia habitación. Así, se espera a su vez que las parejas compartan una habitación y una misma cama.

No obstante, como sabrás, dormir en pareja no siempre resulta fácil. Puede ocurrir que uno o ambos durmientes vea disminuida su calidad del sueño debido al hecho de dormir en pareja. Ronquidos, patadas y golpes involuntarios… Resultan problemas comunes que pueden darse a la hora de dormir en pareja.

Es por eso que muchas parejas deciden dormir en camas separadas. El caso es que, a menudo, no conseguir un buen descanso con la pareja puede ser sintomático de problemas mayores en la relación, o puede ser debido simplemente a que las necesidades de uno y otro durmiente son distintas.

En el segundo caso, dormir en camas separadas puede llegar a ser incluso beneficioso para la pareja. Si un integrante de la pareja ronca, se mueve mucho durante el sueño nocturno y duerme de tal forma que resulta incómodo para el otro durmiente, dormir en la misma cama puede resultar contraproducente para la relación. Además, expertos en pareja afirman que el dormir en camas separadas, en caso de incompatibilidad, mejora el matrimonio y las relaciones entre ambos integrantes de la pareja.

Si la relación en la pareja es buena y el feeling existe, y los ronquidos o los problemas en el descanso no cesan, dormir en camas separadas puede asegurar un mayor confort. Contar con un buen descanso aporta un mejor estado de ánimo, por lo que poner un remedio a los problemas de la noche puede evitar que esa tensión por no dormir bien se haga un problema mayor.

Con esto debes saber que si una pareja duerme en camas separadas, no siempre tiene por qué ser debido a problemas en la pareja que vayan más allá de las diferencias a la hora de descansar. Así, expertos en pareja defienden que el dormir en camas separadas es una opción para escapar de la rutina y de lo repetitivo cuando se quiera cambiar algunos hábitos temporalmente. Una solución poco frecuente, pero existente en la pareja.

De todas formas, dormir en camas separadas no es la única opción existente para solucionar las diferencias de la pareja en el descanso. En el caso de que estas diferencias sean cuestión del tipo de colchón que prefiere cada uno, como la transmisión del movimiento de un durmiente al otro, a día de hoy puede recurrirse a los colchones gemelos.

Los colchones gemelos son dos colchones individuales que se ajustan como una cama de matrimonio y van unidos con una cremallera especial que simula un solo colchón. De esta manera, la cremallera permite unir los colchones y evitar que se muevan, como podría ocurrir si pusiéramos dos colchones individuales juntos sin ningún tipo de unión.

En resumen, dormir en camas separadas no es la única opción posible para solucionar los problemas en el descanso de la pareja. Siempre podemos considerar adquirir colchones gemelos, dotando a cada uno de los colchones de las características que cada durmiente prefiera y de la independencia de lechos que podría necesitar la pareja.