Qué importancia tiene la postura corporal al dormir

Feb 23, 2021 | TE INFORMAMOS

Cada uno tiene sus propias preferencias a la hora de dormir: desde el colchón, la base, la almohada, la ropa de cama… Hasta la postura en la que colocarse. Hay quien acostumbra a dormir boca arriba, quien lo hace boca abajo, quien duerme normalmente hacia un lado o hacia otro. Sin embargo, ¿sabías que la postura corporal que tomamos al dormir tiene un papel clave en nuestro descanso?

Una de las causas más habituales por las que hay quien no consigue descansar como es debido son los dolores lumbares, cervicales y/o musculares que aparecen a la hora de dormir. Estas incomodidades tienden a darse cuando, en vez de relajar nuestro cuerpo y nuestra musculatura al dormir, hacemos lo contrario: acumular tensiones.

Aunque estas tensiones pueden aparecer por muchas razones, lo cierto es que una de las causas principales por las que esto ocurre es una mala postura corporal al dormir. Tanto es así que una mala postura puede llegar a impedir un buen descanso.

La importancia de tener una buena postura corporal al dormir

A priori, podemos pensar que cualquier postura corporal es válida para dormir. Sin embargo, lo cierto es que no hay nada más lejos de la realidad. Tomar una buena postura para dormir es clave si buscamos descansar como es debido.

Así, especialmente si sufrimos habitualmente molestias o dolores musculares, dormir en una buena postura corporal resultará de lo más importante para descansar como es debido.

En el caso de las personas jóvenes y sanas, esto puede no resultar tan importante. Sin embargo, a medida que envejecemos y nuestro cuerpo comienza a darnos problemas, la postura corporal al dormir cobra cada vez más importancia.

Para escogerla, existen algunos factores que podemos tener en cuenta que pueden ser determinantes para dormir de una manera o de otra:

  • Si padeces ronquidos o apnea del sueño: La apnea obstructiva del sueño provoca que las vías respiratorias se colapsen durante el sueño, lo que hace que la respiración sufra pausas mientras se descansa. A menudo este problema va acopañado de los ronquidos. En este caso, será todavía más importante tomar una buena posición al dormir.
  • Si sufres de dolor de espalda y/o de cuello: Según cual sea tu caso, es posible que algunas posturas sean poco recomendables si padeces dolor lumbar, cervical o muscular en general. Para aquellas personas que sufren de dolor muscular en general, lo mejor es experimentar varias posiciones hasta encontrar la que más se adapte a ellos.
  • Reflujo y/o ardor de estómago: Quienes sufren de acidez saben que no todas las posiciones son aptas para su descanso. Dormir boca arriba, por ejemplo, puede aumentar la sensación de ardor y/o reflujo.

¿Qué posturas corporales son las más recomendadas?

Por lo general, cada uno tiene sus propias preferencias en cuanto a cuál postura elegir para dormir. Dormir hacia un lado o dormir boca arriba, sobre nuestra espalda, son posturas generalmente recomendadas para cualquier persona. La única postura que no se recomienda adoptar es boca abajo, ya que puede ser perjudicial tanto para la espalda como para nuestra salud en general.

En cualquier caso, como bien decíamos, existen varios factores que influyen en cuál es la postura más recomendable en nuestro caso.

Boca arriba

La postura boca arriba es una de las posturas más populares para dormir, así como de las más preferidas por la mayoría de nosotros. Haciendo uso de un colchón y de una buena almohada, esta puede ser una muy buena postura para disfrutar de un buen descanso.

En cualquier caso, conviene tener en cuenta los factores citados anteriormente: esta postura no resulta recomendable para todo el mundo. Por ejemplo, en el caso de las personas que padecen apnea del sueño, esta postura puede empeorar los ronquidos. Otro ejemplo es el de las personas embarazadas, que en esta posición pueden ver su circulación perjudicada.

Por otro lado, como decíamos, esta postura tampoco es recomendable para aquellas personas que sufren de reflujo o ardor de estómago, dado que puede aumentar esta sensación.

Hacia el lado derecho

Dormir hacia el lado derecho, tal como lo es dormir boca arriba y hacia el lado izquierdo, es una de las posiciones más recomendadas y más comunes. Dormir hacia un lado, incluso encogiendo un poco las piernas, puede ser una postura que proteja nuestro descanso. De hecho, algunas personas suelen incluir un almohadón entre las piernas para mejorar esta postura.

Hacia el lado izquierdo: una postura corporal que nos protege para dormir

Cada uno tiene sus preferencias a la hora de dormir. Sin embargo, una postura bastante apropiada puede ser hacia el lado izquierdo o decúbito lateral izquierdo.

Y es que dormir de lado favorece los procesos del sistema glinfático (el sistema que se encarga de limpiar los desechos del sistema nervioso). Además, según un estudio publicado en la revista The Journal of Neuroscience, dormir hacia el lado izquierdo es la postura que más favorece al sistema cognitivo. Así es, tan importante resulta la postura corporal al dormir que puede tener incluso un efecto preventivo en la aparición de problemas como la enfermedad de Alzheimer.

En resumen, la postura corporal al dormir puede resultar clave para disfrutar de un buen descanso. Y tú, ¿crees que tomas una buena postura corporal al dormir?