¿Qué hacer cuándo tu bebé no duerme por las noches?

Mar 29, 2021 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS

 El descanso es una función clave en todas las etapas de la vida. Sin embargo, es cierto que se torna todavía más importantes en las etapas tempranas de la vida, cuando todavía no nos hemos desarrollado del todo. Y es que los patrones de sueño se aprenden en la infancia, y van convirtiéndose en hábitos a seguir conforme se van repitiendo.

Así, aunque los bebés pueden no tener un ciclo de sueño definido, puede ser una señal de algún problema si tu bebé no duerme por las noches. En cualquier caso, has de saber que, según la edad, un bebé puede dormir más o menos horas.

¿Cuánto debe dormir un bebé según su edad?

Dependiendo de su edad, lo habitual es que los bebés duerman unas u otras horas. Te dejamos a continuación algunos datos para que no tengas que alarmarte:

  • Los bebés recién nacidos, que aún no han cumplido dos meses, pueden dormir entre 10 y 18 horas al día, y no acostumbran a estar despiertos más de tres horas.
  • Hasta los cuatro meses, los bebés pueden dormir de 6 a 8 horas seguidas. Entre los 6 y los 9 meses, la mayoría de los bebés duermen entre 10 y 12 horas. Durante el primer año de vida, es común que los bebés duerman de 1 a 4 siestas al día, cada una de 30 minutos-2 horas de duración.
  • Por su parte, los bebés de 1 a 3 años duermen de 12 a 14 horas al día. Alrededor de los 18 meses, estos suelen necesitar más de una siesta al día (que es recomendable que no se haga antes de la hora de acostarse).

Si tu bebé no cumple este horario de sueño, lo mejor es que consultes con su pediatra qué puede estar ocurriendo y si debes tomar alguna medida en especial. En cualquier caso, hay algunas medidas que puedes llevar a cabo si tu bebé no duerme por las noches.

¿Qué hacer cuando un bebé no duerme por las noches?

Existen algunas recomendaciones que pueden ser de ayuda si tu bebé no duerme por las noches.

Los siguientes consejos también pueden ayudarte para que tu bebé descanse adecuadamente noche tras noche:

  • Llevar al bebé a la cama cuando esté despierto, pero soñoliento. Así, el bebé puede relacionar la cama con el proceso de quedarse dormido. Además, es importante acostarle boca arriba.
  • Seguir una rutina tranquilizante y consistente a la hora de acostarse. La sobreestimulación, ya sea para el bebé directamente o en casa, no ayudará a que el bebé duerma. Así, crear una rutina con abrazos, un baño o la lectura puede ser de ayuda para que descansen.
  • ¿Necesita un chupete? Es posible que lo que necesite para calmarse y dormirse sea un chupete. Según las investigaciones, este resulta un buen método incluso para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita.
  • Dar tiempo al bebé para que se calme. Es posible que antes de dormir el bebé esté algo inquieto y llore antes de encontrar una posición cómoda para dormir. Si no deja de llorar, siempre puedes comprobar que se encuentra bien. Además, muchas veces solo necesitará tu presencia para tranquilizarse y quedarse dormido.
  • Respeta sus preferencias. Si tiende a dormir más por la noche o por el día, al principio tendrás que acostumbrarte a estos patrones.

En cualquier caso, tómate tu tiempo y no desesperes si tu bebé no duerme por las noches. Trata de poner estas recomendaciones en práctica y, si no te ayudan, lo mejor será que consultes con su pediatra.