¿Qué es la plagiocefalia?

Nov 15, 2021 | CONSEJOS, DESCANSO, PROBLEMAS FISICOS, SALUD | 0 Comentarios

 La plagiocefalia posicional es una afección en la que áreas específicas de la cabeza de un bebé desarrollan una forma y apariencia aplanadas.

Se trata de la causa más frecuente de asistencia en una consulta de neurocirugía pediátrica, tanto en España como en el resto de los países occidentales, tal como aseguran profesionales de la Unidad de Cirugía Craneofacial del Hospital Infantil 12 de Octubre en Madrid.

Tanto es así que, según apuntaban estos expertos en 2007, en este hospital tuvieron que habilitar una consulta especial para esta patología en concreto. En la consulta, que funciona desde el año 1998, se atienden más de 1000 niños anuales.

¿Qué es la plagiocefalia?

La plagiocefalia posicional es conocida también por otros nombres como plagiocefalia postural, plagiocefalia occipital, plagiocefalia deformativa, plagiocefalia posterior…

En cualquier caso, la plagiocefalia es una afección en la que áreas específicas de la cabeza de un bebé desarrollan una forma y apariencia anormalmente aplanadas. La plagiocefalia occipital provoca un aplanamiento de un lado de la parte posterior de la cabeza y, a veces, es el resultado de que el bebé se acuesta boca arriba constantemente.

Esta área plana puede desarrollarse muy rápidamente durante varios meses. Físicamente, el bebé puede tener una oreja desplazada hacia delante, pero en casos más graves pueden surgir otras malformaciones en el cráneo del bebé. Entre ellas, el bebé puede tener una protuberancia en la frente o en la mejilla.

Existen otros tipos de plagiocefalia, algunos de los cuales son causados por una afección grave llamada craneosinostosis. En ella, la deformidad es causada por el cierre prematuro de las articulaciones fibrosas entre los huesos del cráneo del bebé (llamadas suturas craneales). En cualquier caso, para confirmar o descartar el diagnóstico es necesario un examen completo.

plagiocefalia

Causas de la plagiocefalia

La plagiocefalia posicional es “de carácter externo”, según indican los profesionales de la salud. Al parecer, este tipo de malformación está producida por las fuerzas mecánicas externas que actúan sobre la sutura lambdoidea o la región posterior del cráneo, ya sea durante la vida del feto en el útero o después.

Son muchos los factores que pueden actuar sobre la cabeza fetal produciendo un moldeamiento craneal: una posición elegida por el lactante, un apoyo sobre un lado occipital de la cabeza (o sobre los dos) durante el sueño o en períodos de vigilia, el uso de carritos portadores de lactantes donde el niño apoya la cabeza siempre de la misma forma, la presencia de tortícolis debido a causas diversas…

¿Cómo evitarlo?

En 1992, la Academia Estadounidense de Pediatría hizo la recomendación de que los bebés deberían dormir boca arriba para reducir el riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante, y lanzó la campaña “Back to Sleep”, o sea, “dormir boca arriba”.

Debido a la concienciación sobre el síndrome de muerte súbita a través de la campaña, la cantidad de casos de síndrome de muerte súbita ha disminuido. Sin embargo, a su vez, se ha producido un aumento dramático en la cantidad de bebés que sufren plagiocefalia posicional.

El riesgo de sufrir plagiocefalia posicional se puede reducir mediante algunas medidas simples:

  • Proporcionar al bebé mucho tiempo de juego supervisado boca abajo. Esto puede ser de ayuda para fortalecer y desarrollar los músculos del cuello, los brazos y los hombros.
  • Cambiar la dirección en la que el bebé está acostado en la cuna con regularidad para asegurarse de que no siempre esté descansando en la misma parte de la cabeza. Por ejemplo, hacer que los pies del bebé apunten hacia un extremo de la cuna durante unos días y luego cambiar la posición para que sus pies apunten hacia el otro extremo de la cuna.
  • Podemos, con frecuencia, tener “tiempo de estar en brazos” durante el día sosteniendo al bebé erguido sobre un hombro.
  • Evitar pasar demasiado tiempo en asientos de seguridad, portabebés y hamacas mientras el bebé está despierto.
  • Cambiar la ubicación de la cuna del bebé en la habitación para que tenga que mirar en diferentes direcciones para ver la ventana o la puerta.
  • Al sostener, alimentar o cargar con un bebé, asegurarse de que no se ejerce una presión indebida en el lado plano de la cabeza. Cambiar la posición de la cabeza del bebé de lado a lado durante la lactancia.

Como ves, hay algunos métodos que pueden ser de ayuda para tratar de evitar la plagiocefalia. En cualquier caso, nosotros solo lo sabemos todo sobre colchones y descanso: si tienes cualquier duda o crees que tu pequeño podría tener algún síntoma de este problema, no dudes en consultar con su pediatra. ¡La salud es lo primero!