¿Qué colchón comprar para el dolor de espalda?

May 27, 2020 | TE INFORMAMOS

¿Sufres de dolor de espalda frecuentemente? La verdad es que este problema se está convirtirtiendo, por desgracia, en algo demasiado común entre los españoles. Y es que, según ha revelado la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), un 18,6% de la población española sufre dolores de espalda. Pero la cosa no queda aquí: también advierten de que alrededor de un 80% de la población ha sufrido o sufrirá dolores de espalda a lo largo de su vida.

¿Qué colchón elegir cuando se tienen dolores de espalda?

Lo cierto es que no existe un colchón mágico capaz de solucionar o eliminar las dolencias de espalda, ya que cuando se entra en cuestiones de salud encontramos muchos matices. No obstante, un factor clave para elegir qué colchón comprar cuando se padecen dolores en la espalda es el grado de firmeza. De forma general, los colchones con un mayor grado de firmeza pueden resultar de ayuda para paliar molestias y dolores musculares. Aunque esto no quiere decir que a mayor firmeza del colchón menos problemas de espalda, ya que existen otras variables a tener en cuenta.

Algunas de estas variables que dependen únicamente de cada persona e influyen en la elección de un colchón son: la postura al dormir, el peso y el tamaño del durmiente o el tipo de dolencia en la espalda, entre otras.

Además, la calidad del colchón puede resultar clave para prevenir dolores de espalda, ya que, a veces, estos dolores aparecen debido a contracturas y sobrecargas musculares. Por lo que una mala elección puede agravar el problema. Algunos aspectos que pueden servirnos de ayuda en la elección del colchón son:

  • Elegir una firmeza intermedia, a fin de evitar que el cuerpo se hunda. También podemos utilizar una firmeza alta, acompañada de acolchados suaves como las capas viscoelásticas. Puede ser una solución eficaz.
  • Buscar el equilibrio adecuado entre firmeza, adaptabilidad y ergonomía a fin de garantizar una posición recta de la espalda.

Los colchones descontracturantes

Una opción interesante para aquellos que sufren de dolores en la espalda pueden ser los modelos de colchones descontracturantes. El diseño de estos colchones ofrece una gran ergonomía debido a que su composición se amolda a la silueta natural de cada cuerpo. Además, estos colchones permiten sobrecoger las zonas de nuestro cuerpo que más desgaste sufren durante el día a día, como son: las rodillas, los hombros, los codos, los pies o las caderas. Los colchones descontracturantes actúan como un regenerador de dolores y cargas musculares a fin de recuperar energía durante el descanso y mejorar la actividad diaria.

Estos colchones han sido comúnmente destinados a personas deportistas, entre ellas muchos deportistas de élite. Esto se debe a que este perfil de personas tienen un ritmo de actividad diaria muy intenso que implica un gran desgaste físico. Por ello, necesitan un colchón especial que les ayude a reparar sus dolencias e incluso pequeñas lesiones.

No obstante, estos colchones no solamente están indicados para deportistas, sino que también son útiles en más perfiles de personas. Es decir, no simplemente resultan útiles para regenerar el cuerpo tras el ejercicio físico, sino que también están dirigidos a cualquier tipo de persona que necesite que el descanso regenere sus músculos tras un día agotador.

Por ejemplo, pueden resultar eficaces en aquellas personas que al trabajar mantienen una misma posición corporal durante muchas horas, causándole dolencias musculares. Además, también pueden mejorar el descanso en aquellas personas que al trabajar realizan grandes esfuerzos físicos diarios o incluso en personas que sufren de dolencias crónicas y problemas óseos o musculares.

La estructura de estos colchones está formada por un núcleo duro compuesto por una capa gruesa de espumación o HR, o bien a partir de una carcasa de muelles ensacados. Pese a estas dos opciones en su fabricación, ambos núcleos garantizan una firmeza óptima para el descanso de los durmientes. Por otro lado, las capas viscoelásticas distribuidas en su núcleo (de espumación o muelles ensacados) consiguen que el colchón tenga una excelente acogida al cuerpo. Además, estos  colchones son capaces de acompañar los movimientos del durmiente  y tienen una gran independencia de lechos. A través de la unión entre la viscoelástica y un núcleo más duro, se garantiza un grado intermedio de firmeza y alta adaptabilidad.

Por último, aunque en muchas ocasiones un colchón adecuado para el dolor de espalda puede proporcionar gran alivio y contribuir a solucionar dichas dolencias, es importante consultar con un médico ante dolores persistentes.