¿Qué beneficios aporta al descanso una almohada ergonómica?

Abr 30, 2020 | TE INFORMAMOS

Según publica el Consejo de Colegios de Fisioterapeutas, más del 66% de la población tiene al menos un suceso de dolor cervical a lo largo de su vida. ¿Qué indica esto? Que el cuello es una de las zonas del cuerpo más importantes en el desarrollo de nuestro bienestar. Al tratarse de una parte donde más se puede acumular la tensión muscular, factores como el estrés, el trabajo, la ansiedad, problemas sentimentales o emocionales, movimientos bruscos, la práctica del deporte o una mala postura al dormir, pueden producir problemas en nuestras cervicales. Por todo ello, la figura de la almohada ergonómica va a resultar vital para nuestra salud.

Las ventajas (y un par de desventajas) de las almohadas ergonómicas

A la hora de dormir, cada persona tiene una constitución y sus propios hábitos y posturas que van a influir en la sensación de confort y su posterior conclusión de descanso. Por ello, no existe una idoneidad a la hora de escoger la firmeza y altura (alta, media, baja) de una almohada. O lo que es lo mismo, no existe el modelo perfecto.

Diseñadas científicamente, las almohadas ergonómicas tienen la capacidad de mantener la posición natural del durmiente mientras este se encuentra descansando. Gracias a su forma, pueden reducir y aliviar la tensión de la columna vertebral que se genera según la mencionada postura de la persona. Por tanto, el uso de estas almohadas ergonómicas va a beneficiar tanto nuestra relajación como el descanso de nuestras cervicales, corrigiendo además la postura adquirida mientras dormimos.

Como ya hemos comentado, las almohadas ergonómicas ya están diseñadas considerando las diferentes posturas corporales que pueden adquirir sus usuarios. Es por esta razón por la que las podemos encontrar en diferentes formatos como, por ejemplo, rectangulares, con estructura de cilindro, en forma de U, de mariposa o cuneiformes (con forma de cuña). Además, todas se pueden fabricar con los materiales ya consabidos: viscoelástica, látex o fibra. Y todas, absolutamente todas, evitan que los músculos se tensen y, por tanto, consiguen proteger la zona cervical.

Respecto a las pocas desventajas que tienen las almohadas ergonómicas, podemos encontrar el precio (obviamente son más caras que otros modelos), no se pueden lavar en la lavadora y son termosensibles. Es decir, se ablandan con el calor y se vuelven más rígidas con el frío.

Hay una almohada ergonómica para cada momento de tu vida

Aunque la primera idea que te puede venir a la mente cuando piensas en una almohada ergonómica es su uso a la hora de dormir, gracias a sus prestaciones técnicas y su forma multiposición se le pueden dar muchos más usos de los que piensas:

Para dormir

Como ya hemos comentado, la principal función de las almohadas ergonómicas es la de facilitarnos el descanso mientras dormimos. Gracias al material viscoelástico con el que están fabricadas, además del efecto multipose y todoterreno que va a permitir adaptarse a tu postura, te va a aportar una frescura extra muy recomendada para las noches más calurosas. Y el punto extra de este tipo de producto, podrás encontrar diferentes modelos que se adapten a tu forma de dormir: diseñadas para los que tienden a meter los brazos debajo de la almohada, para los que duermen juntando las rodillas… Incluso pueden ayudar a la ciática si la colocas entre las rodillas si eres de los que duermen de lado.

Para viajar

Como soporte anatómico, las almohadas ergonómicas alivian la tensión a todos aquellos que pasan mucho tiempo sentados por motivos laborales delante de un ordenador o incluso conduciendo y se resienten las cervicales y los lumbares (incluso puedes usarla para apoyar el portátil para evitar el característico calor y sobrepeso que emite el ordenador). Y, por supuesto, son estupendas para cuando te vas de viaje y vas a pasar mucho tiempo dentro de un autobús, de un tren, de un avión o de un coche.

Para los momentos de sofá

En tiempos de plataformas de streaming, los planes de sofá y manta son cada vez más habituales. Las almohadas ergonómicas, gracias a su superficie suave y su cariz multiposicion, permitirán repostar la cabeza en todo tipo de posturas sin perder un ápice de confort. Incluso podrás utilizarla para sentarme encima de ella o apoyar en ella las piernas.

Para hacer deporte

Aunque te sorprenda, si eres un aficionado a cierto tipo de ejercicio como las pesas, los abdominales o el yoga, has de saber que puedes utilizar una almohada ergonómica a modo de colchoneta.

¿Se te ocurren más usos? Aunque la respuesta sea no, ya tienes suficientes motivos por lo que una almohada multipose es imprescindible en tus momentos de descanso.