Propósitos de año nuevo: hábitos saludables para el 2021

Ene 3, 2021 | SALUD, TE ACONSEJAMOS

El 2020 tiene los días contados y, como cada año que va llegando a su fin, hacemos balance del mismo y preparamos nuevos retos para comenzar el siguiente. Aunque estamos cargados de buenos propósitos, suele ocurrir que al cabo de poco tiempo dejamos de cumplir la mayoría de los mismos.

Hay que ser consciente de que nuestras metas necesitan de cierta persistencia para que se hagan efectivas. Por ello, el motivo por el que normalmente se suele fracasar está en que ya sea por falta de tiempo o por exceso de trabajo, la rutina no nos permite llevarlas a cabo.

Por eso, aunque vayamos sobrados de buena voluntad y ganas de cumplirlos, es aconsejable hacer listas más cortas y sobre todo realistas, ya que en caso contrario las abandonaremos antes de hora y tan solo sentiremos frustración.

Normalmente, los propósitos de año nuevo giran en torno a temas frecuentes como dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, perder peso y aprender algún idioma. ¡Son sin lugar a duda los desafíos más populares en los que solemos coincidir!

Propósitos de año nuevo

En cualquier caso, empezar el año haciendo lo posible por mejorar nuestra salud física y mental es una idea a tener en cuenta en nuestra lista de buenas intenciones. Si estás interesado, puedes echar un ojo a nuestros propósitos saludables para el 2021 y empezar el año nuevo suficientemente motivado.

Alimentación saludable

El comienzo de un nuevo año es un buen momento para plantearse llevar una vida sana y equilibrada. Alimentarse de forma saludable es uno de los pilares fundamentales para que nuestro organismo se regenere y nos proporcione las defensas necesarias. En todo caso, si es uno de los propósitos que tienes en mente, interesa llevarlo a cabo de forma gradual.

Para empezar, podemos ir incluyendo en nuestra dieta alimentos más saludables como por ejemplo frutas y verduras frescas e ir desechando procesados y productos industriales que solo aportan un extra de conservantes añadidos. De la misma manera, si el objetivo es perder kilos, es conveniente seguir un plan de adelgazamiento progresivo para mantener después el peso sin esfuerzo.

Hacer ejercicio físico

Uno de los retos más saludables que nos solemos proponer es hacer ejercicio físico. Antes de apuntarse al gimnasio, es conveniente valorar si realmente vamos a mantener la constancia. De nada sirve matricularse para pisarlo una o ninguna vez por semana. Por eso, si no quieres fracasar en el intento, mejor pensar si vas a tener la disponibilidad para cumplir el propósito.

Se pueden elegir otras alternativas que quizá conlleven un menor sacrificio y que a la larga son más productivas. Por ejemplo, pasear, caminar o dar una vuelta en bici. La cuestión es evitar en la manera de lo posible el sedentarismo al que muchos estamos acostumbrados.

Descansar y relajarse

Muchas veces, el ajetreo diario nos impide descansar lo suficiente. Por ese motivo, si aprovechamos los momentos de relax, nos recargaremos de energía. Además de dormir un mínimo de entre seis y ocho horas diarias, disfrutar al máximo los ratos de ocio con amigos o familiares, son gestos que enriquecen y relajan nuestra mente.

Además, la práctica de un hobbie nos puede ayudar a fomentar la creatividad. Realizar actividades que realmente nos gustan aporta beneficios a nuestra salud mental ya que con ellas experimentamos una gran satisfacción personal.

Seguir una rutina

Seguir una rutina es una de las claves para poder conseguir nuestras metas. Nuestro consejo es que practiques la regla de los 21 días. Así, los estudios científicos han demostrado que este es el periodo de tiempo que tarda el ser humano en adaptarse a un nuevo cambio.

Nuestro cerebro tiene la capacidad de automatizar las acciones convirtiéndolas en un hábito. De ahí que las malas costumbres que solemos tener se repiten a consecuencia de un patrón que tenemos establecido. Por eso, si modificamos la práctica podremos adquirir nuevas rutinas.

Plantearse retos posibles

Además, de nada sirve dejar de fumar, hacer ejercicio o aprender idiomas si realmente no planteamos el objetivo de forma positiva. Lo principal para conseguir un propósito es que estemos convencidos de los beneficios que nos puede aportar.

Por eso, es conveniente emprender retos que sean factibles. Las listas interminables de propósitos para el año nuevo solo tendrán un efecto negativo. Nos agobiaremos por la imposibilidad de llevarlos a buen término y acabaremos abandonando todos y cada uno de ellos.

En cualquier caso, cambiar de vida depende de cada uno de nosotros y 2021 es una excelente oportunidad para ello. ¡Feliz año nuevo!