Por qué sufres alucinaciones hipnagógicas antes de dormir

Ago 8, 2021 | SALUD, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Sucede poco antes de iniciarse el sueño. Aunque en ese momento tú no sabes de qué se trata, sufres alucinaciones hipnagógicas antes de dormir. Traducido a un lenguaje más coloquial, experimentas una cantidad de percepciones sensoriales que no son consecuencias de estímulos reales. Simplificándolo aún más, percibimos una serie de ruidos, olores o incluso vemos objetos que no están ahí. Sin embargo, debido a una sucesión de mecanismos que te explicaremos a continuación, nuestro cerebro sí los recoge.

 ¿Qué son las alucinaciones hipnagógicas?

Cada noche de nuestras vidas nos ocurre lo mismo. Nos acostamos y, durante unos minutos, experimentamos la transición entre vigilia y sueño. Los ojos se nos van cerrando y, sin saberlo, nuestra actividad cerebral comienza el proceso onírico. Sin embargo, existe un punto muy concreto que nos sitúa a medio camino. No estamos dormidos…pero tampoco despiertos. Como si fuera el limbo. Y es justo ahí cuando podemos sufrir las llamadas alucinaciones hipnagógicas.

Pueden tener forma de olores, sonidos, sabores, sensaciones, percepciones o incluso objetos que creemos ver dentro de la habitación. Pero como en una película de terror o ciencia ficción, no existen. Son fruto de nuestra imaginación. Una alucinación provocada por el estado entre vigilia y sueño en el que nos encontramos.

Las alucinaciones hipnagógicas son aquellas que se producen en un estado intermedio entre la vigilia y el sueño, justo al contrario que las denominadas alucinaciones hipnopómpicas. Se producen porque cuando nos estamos durmiendo, llegamos a un punto muy confuso donde podemos percibir imágenes, sonidos, olores o incluso sensaciones que no existen. Movimientos, objetos o situaciones que nosotros vinculamos con la realidad, pero que son fruto de la transición que está experimentando nuestro cerebro.

Ya hemos dicho que estas pseudoalucinaciones categorizadas como hipnagógicas pueden ser auditivas, visuales o táctiles y que siempre ocurren en el tránsito entre vigilia y sueño. Las personas que las padecen pueden llegar a experimentar situaciones en las que escuchan voces, ven personas u objetos que no se encuentran en la habitación o incluso sentir como alguien las toca. En definitiva, experiencias que pueden ser confundidas con lo paranormal y el terror. Ahí es donde radica su gravedad: cuando las personas que sufren este tipo de alucinaciones no son capaces de determinar que lo que han vivido no es real.

Esa confusión a causa de la suma producida entre la distorsión de la realidad y la alucinación que percibimos origina un sentimiento tan grande de terror que puede derivar en ansiedad. O lo que es peor, incitar a sufrir lesiones y accidentes.

Ni las alucinaciones hipnagógicas ni las hipnopómpicas están consideradas patológicas. A pesar de las situaciones extremas que hemos relatado (la extrema confusión entre realidad y paranormal), carecen de cualquier tipo de gravedad y no originan efectos secundarios.

¿Cuáles son los síntomas de las alucinaciones hipnagógicas?

Podríamos definir en qué consisten los síntomas de este tipo de alucinaciones con una sola frase: la imaginación a través de los sentidos de objetos o eventos de carácter realista justo en el momento en el que nos estamos durmiendo. Pero, ¿cuáles son los sentidos que más pueden caer en experimentar este curioso fenómeno?

Aunque suele ocurrir sobre todo a través de la vista, las alucinaciones hipnagógicas pueden derivar en que nuestro gusto, nuestro olfato, nuestro oído o incluso el sentido del tacto perciba su correspondiente alucinación.

Poniendo el foco en las alucinaciones auditivas, podemos establecer una serie de patrones comunes en forma de sonidos: pitidos, ruidos agudos, estallidos, ruidos confusos y poco claros e incluso ruidos aleatorios. Obviamente, los casos que más terror pueden infundir son aquellos relacionados con la voz humana.

Causas más comunes de las alucinaciones hipnagógicas

Entre las causas más comunes que pueden llegar a originar las alucinaciones hipnagógicas, encontramos las siguientes:

Falta de sueño: Insomnio, mala higiene del sueño o disponer de un horario irregular en el que hay mucha oscilación entre las horas que nos despertamos y nos dormimos, pueden provocar este tipo de alucinaciones.

Consumo de drogas: Incluyendo el alcohol, los casos más extremos pueden guardar relación con la ingesta de sustancias psicotrópicas.

– Ansiedad y estrés: Es, quizás, el motivo principal de las alucinaciones hipnagógicas. De bien sabido es que el estrés resulta uno de los trastornos que más nos afectan a día de hoy. Trasladado al sueño, tanto el estrés como la ansiedad suponen una alteración del sueño que puede desembocar en alucinaciones.

Cuestiones hereditarias: Aunque no suele ser lo habitual, pueden existir causas hereditarias en la aparición de las alucinaciones.