¿Por qué mi gato duerme conmigo?

Ago 25, 2022 | CURIOSIDADES, ANIMALES | 0 Comentarios

Por qué mi gato duerme conmigo

Las medidas estándar de un catálogo de colchones van desde los 80 hasta los 200cm de anchura. Dependiendo de cada modelo, la altura de cada colchón varía desde los 180 hasta los 200 cm de largo. No obstante, hay vida más allá de las medidas estándar: existen los colchones a medida. Esta variante se da en camas que necesitan de unas medidas que no están en el catálogo de colchones. ¿En qué situaciones se recurre a un colchón a medida? Hay distintos contextos para recurrir a este tipo de producto:

La primera de todas, es en las personas de gran tamaño. Ya sea por ancho o por largo, hay personas cuyas medidas no caben en un colchón estándar. En este caso, es recomendable irse a colchones que superan las medidas de 2×2, la medida estándar más grande. Para este tipo de colchones también es recomendable recurrir a un soporte cuyo tamaño se salga del estándar. También hay colchones más pequeños de lo estándar, fabricados especialmente para cunas. Estos colchones a medida son utilizados en bebés y en niños que no llegan todavía a las camas de 80.

Además de tener en cuenta los perfiles del durmiente, otra de las utilidades de los colchones a medida son los usos. Un uso cada vez más frecuente son las caravanas y las autocaravanas. En una caravana, un colchón a medida es habitual en personas activas y que están acostumbradas al movimiento diario. Otro contexto para utilizar un colchón a medida es en un camión. Un colchón a medida para camioneros debe asegurar un descanso reparador.

2. Necesita sentirse seguro

En muchas ocasiones hemos comentado que la forma en la que duermen los animales la predetermina el instinto de supervivencia. Y aunque los gatos sean animales domesticados que no corren ningún tipo de peligro, la madre Naturaleza siempre sale a relucir. Los gatos buscan su refugio, y eso también implica el momento de dormir. Siempre pendientes de lo que les rodea, si acuden a nuestra cama cuando nosotros estamos durmiendo es porque les hace sentir relajados y protegidos. Son conscientes de que somos seres preocupados y responsables de ellos, y así lo hacen ver con un gesto tan cotidiano.

3. ¿Y sin son ellos los que nos quieren cuidar?

El instinto de supervivencia animal también se extiende a sus semejantes. Y aunque no seamos de la camada, no dejamos de ser parte de su familia. Por mucho que pensemos que los perros son fieles y los gatos independientes, ni siempre es así ni se puede aplicar en cualquier momento del día. Los mininos sacan a relucir su instinto protector. Y lo hacen viniéndose por las noches a dormir con nosotros en la cama. Además, son capaces de percibir en qué estado físico y anímico estamos, por lo que, en los peores momentos, nos harán más compañía de lo normal.

4. Solo está buscando la zona más calentita de toda la casa

¿Cuántas veces has visto a tu gato apoyando en la ventana aprovechando los rayos de luz que entran por ella? Seguramente, miles. Por la noche, esa necesidad de sentir el calor del Sol se transforma en una cama mullida, acogedora y climatizada. Si nuestra mascota tiende a dormir con nosotros, puede que solo esté buscando un espacio cálido y una fuente que irradie calor (nosotros mismos).

5. Tu gato es una mascota fiel…y muy amorosa

Sí, los gatos son animales independientes, territoriales y muy suyos. Y aunque el instinto animal está ahí, la domesticación los puede convertir en seres cariñosos, dependientes y muy amorosos. El cúmulo de todo ello puede llevarlo a querer estar siempre con nosotros. En una mezcla de amor y sentido de protección. En definitiva, nuestro gato nos quiere tanto que solo quiere dormir con nosotros.