¿Por qué me despierto por las noches?

Ene 30, 2019 | SALUD, TRASTORNOS DEL SUEÑO | 0 Comentarios

En algún momento de nuestra vida todos sufrimos micro despertares nocturnos durante nuestro descanso. Y es que por mucho que nos empeñemos, a veces es prácticamente imposible dejarse llevar por los brazos de Morfeo. Sin lugar a dudas, una de las peores cosas que nos puede pasar es sufrir insomnio continuado y no encontrar una solución para evitarlo. Ahí es cuando nuestra desesperación va en aumento y una vez abrimos los ojos durante la noche nos dedicamos a ver las horas pasar. Pero, ¿qué podemos hacer para dormir de un tirón?

Una de las causas más comunes en la población que sufren micro despertares por la noche son por culpa de las preocupaciones y el estrés del ritmo de vida que llevamos. Por ello, es imprescindible evitar pensar en lo que debemos hacer al día siguiente. Hay que vivir el momento y establecer una rutina antes de dormir, cuyo objetivo sea establecer unos hábitos que le den a entender al cuerpo y a la mente que nos estamos preparando para descansar.

Sin embargo, algunas personas se despiertan sin darse cuenta porque dan demasiadas vueltas en la cama. Los cambios posturales se generan involuntariamente porque nos sentimos incómodos o hay alguna parte de nuestro cuerpo que en ese momento nos molesta. Es muy importante contar con un sistema de descanso adecuado, que se adapte a nuestros gustos y nuestras necesidades corporales. Cabe destacar, que el colchón y la almohada son los encargados de aportar el confort necesario para que nuestro cuerpo descanse sin problemas durante toda la noche. Así que, si te desvelas porque te molesta la espalda o la cadera, es de vital importancia que revises tu colchón; y si se resienten tus cervicales o tu cuello deberías de cambiar lo antes posible tu almohada.

Otras de las causas provienen de nuestro entorno, el ruido o la temperatura de la habitación pueden ser motivos suficientes para provocar que nos despertemos varias veces durante nuestro descanso. Es recomendable evitar todo tipo de ruidos, tanto internos como externos, y conseguir que la temperatura ambiente sea la adecuada, ni frío ni calor. Podemos recurrir a utilizar tapones si el ruido externo es realmente excesivo, utilizar estufas o aire acondicionado para regular la temperatura antes de meternos en la cama. Utilizando diferentes medidas conseguiremos la temperatura y el silencio adecuado para conciliar el sueño.

En cambio, en algunas ocasiones nuestra alimentación puede ser la culpable. Los alimentos salados, picantes o copiosas pueden despertarnos durante la noche. Aunque, algunos expertos inciden en que algunos trastornos del sueño son producidos por apneas, obstrucciones o colapsos de las vías respiratorias, que provocan la falta el aire para respirar y nos despertamos de golpe. En estos casos es importante acudir al médico para que realice un registro de la actividad cerebral, la respiración, el ritmo cardiaco…mientras duermes. Para descartar cualquier problema de salud que pueda afectar a tu descanso.