Por qué hay más hombres que sufren de dolor de espalda durante la noche

Oct 27, 2019 | CONSEJOS, DESCANSO, PROBLEMAS FISICOS, SALUD

¿Quién no ha sufrido alguna vez lumbalgia, cervicalgia o dolor generalizado en la zona dorsal? Las causas de los dolores de espalda son tan variadas que se puede hablar de un dolor que afecta tanto a hombres como a mujeres, en diferentes etapas de su vida. Sin embargo, parece que hasta alcanzar los 50 años de edad, más o menos, hay una mayor incidencia de dolor de espalda en hombres que en mujeres, y muchas veces el problema aparece o se acentúa durante la noche. Si es así, no lo descuides.

Causas más habituales del dolor de espalda

La mayoría de los dolores de espalda presentes en gente joven y sana se deben a una mala higiene postural, al estrés, depresión o ansiedad, que terminan produciendo contracturas musculares, o a un sobre entrenamiento deportivo. Un proceso gripal también puede dejarnos unos días con la espalda dolorida.

Hasta hace unas décadas, los hombres sufrían más dolores de espalda que las mujeres porque ellos eran quienes solían trabajar fuera del hogar, en muchas ocasiones levantando materiales pesados o trabajando la tierra, y no se tenía una cultura general sobre la forma correcta de levantar cargas para evitar lesiones.

En la actualidad, cualquier trabajador físico recibe un cursillo o instrucciones relativas a la seguridad e higiene en el trabajo, en los que se incluye la higiene postural. Por otro lado, los trabajos suelen ser menos pesados y ya hay tantas mujeres trabajadoras como hombres en casi todos los entornos laborales, lo que ha equilibrado las cifras de afectados por dolor de espalda crónico o recurrente de uno y otro sexo.

No obstante, los hombres siguen siendo más partidarios de la práctica de deportes de alta intensidad y dados a caer en el sobre entrenamiento por exceso de competitividad o como modo de aliviar el estrés cotidiano.

También hay motivos preocupantes que explican el dolor de espalda crónico y requieren siempre de una consulta con el especialista que corresponda. Hablamos de lesiones en la columna vertebral, como la cifosis o la escoliosis, que acaban produciendo dolor crónico con el paso de los años; y también de los traumatismos que pueden esconder algo más serio, de una posible fractura vertebral o de hernias de disco de mayor o menor gravedad.

La osteoporosis es la causa más común de los dolores de espalda en personas de edad avanzada, junto con la artrosis, por desgaste de los cartílagos intervertebrales. En estas dolencias, los hombres suelen manifestar la sintomatología en edades más tempranas, aunque con la menopausia acaban siendo más las mujeres afectadas de dolor crónico de espalda.

Otra posibilidad es que el dolor de espalda crónico (de más de tres meses de duración continuada) se deba a procesos inflamatorios, entre los que se engloban las enfermedades reumáticas. Por último, el dolor incapacitante que aparece al tumbarse puede ser un indicio de un tumor vertebral.

 

 

¿Por qué aparece el dolor de espalda durante la noche?

En general, los procesos inflamatorios y la artrosis cursan con un dolor que empeora con el reposo absoluto, por lo que al estar a reposo varios días podemos entrar en un círculo vicioso. Para estos casos, el alivio del dolor pasa por la realización de una actividad ligera, con movimientos suaves y ejercicios de rehabilitación, a ser posible en agua caliente.

También hay personas que se estresan más en el momento de irse a dormir. Quienes padecen de insomnio de conciliación conocen bien el problema: se van a la cama con temor a no dormir y, conforme pasan las horas, su ansiedad va aumentando. En estos casos, los hombres son más reacios que las mujeres a la hora de tomar medicación para tratar el insomnio.

En otras ocasiones, la causa de que el dolor de espalda empeore por la noche no es otra que un colchón inadecuado o demasiado viejo. Hay quienes tienden a adoptar malas posturas al dormir, que pasan factura al día siguiente. En cualquier caso, cuando la espalda duele con cierta regularidad o cuando hay problemas en la columna, se recomienda usar colchones firmes y almohadas adecuadas, para reducir la posibilidad de adoptar posturas poco recomendables noche tras noche.

Además de los colchones firmes, realizados en diferentes materiales, existen colchones descontracturantes, pensados en principio para deportistas profesionales, pero adecuados para todo niño o adulto con problemas de espalda.

Una vez se han descartado enfermedades, o se ha iniciado la rehabilitación si fuera necesaria, la acción combinada de la correcta higiene postural y un colchón adaptado a sus problemas pueden mejorar bastante sus dolores de espalda, en especial si son de los que empeoran al estar recostado (8 horas al día de media, más en caso de enfermos y ancianos).