¿Por qué estás más cansado en invierno?

Ene 22, 2021 | TE INFORMAMOS

Tal como cambian las estaciones, nosotros también lo hacemos. Nuestro cuerpo trata de adaptarse a cada nuevo cambio de temperatura y de horarios que se dan especialmente cuando cambiamos de una estación a otra. Las horas de luz durante el día disminuyen y las temperaturas bajan. Esto hace que, como seres humanos, nuestra fisiología se transforme.

En el caso de los animales, estos comienzan su época de hibernación. Sin embargo, en nuestro caso, los cambios internos que se producen en el cuerpo van algo más allá. Al reducirse las horas de sol, nuestra exposición a la luz también se ve disminuida y eso, lo creas o no, también tiene un efecto en la neuroquímica del cerebro.

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando llega el invierno?

El cansancio que caracteriza el invierno puede denominarse como astenia invernal, o lo que es lo mismo, un conjunto de síntomas que afectan tanto a la salud física como mental de quienes lo sufren.

Por lo general, los síntomas de esta astenia invernal se asemejan mucho a los del desorden afectivo estacional, con la diferencia de que el cansancio de invierno no es algo tan serio como este síndrome (que sí conviene consultar con el médico).

El desorden afectivo estacional

También conocido como SAD por sus siglas en inglés, el desorden afectivo estacional se define como una forma de trastorno depresivo que se produce en determinada época del año, normalmente en invierno y en otoño. Este desorden puede implicar síntomas tales como:

  • Sentimientos de pesimismo, desesperanza e irritación.
  • Tristeza.
  • Perspectiva sombría.
  • Poca energía.
  • Pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba.
  • Deseos de comer carbohidratos.
  • Pensamientos de muerte o

Este trastorno puede verse más en las mujeres, las personas jóvenes y/o aquellos que viven lejos del ecuador. Además, aquellas personas que tienen familiares depresivos son más tendentes a este problema.

En cuanto al cansancio en invierno en concreto se refiere, este desorden también puede comprender:

  • Cambios en el apetito.
  • Aumento de peso.
  • Cansancio o falta de energía en general.
  • Exceso de sueño.

Causas del síndrome afectivo estacional

En concreto, parece que este síndrome podría estar causado por un desequilibrio neuroquímico del cerebro, en concreto parece que podría darse un desequilibrio en la hormona de la felicidad, la serotonina, que tiene un gran papel en nuestro estado de ánimo.

Además, también puede darse un aumento en la liberación de melatonina, la hormona que regula el sueño, y una disminución de la vitamina D, todo ello como consecuencia de la falta de luz.

Tratamiento

Este síndrome suele tratarse por lo general con psicoterapia, fototerapia y/o medicamentos. Como ya hemos dicho, en estos casos lo mejor será consultar con un especialista especialmente para determinar cual es el mejor tratamiento posible en cada caso.

La fototerapia

La fototerapia, también conocida como “terapia de luz”, consiste en exponerse a una fuente de luz especial durante la primera hora tras haberse despertado cada día.

Esta terapia imita la luz exterior natural y se ha demostrado su eficacia para este tipo de trastornos, así como para mejorar el estado de ánimo en concreto, aunque la investigación al respecto es algo limitada.

Antidepresivos

En ocasiones, el mejor tratamiento en el caso del trastorno afectivo estacional son los antidepresivos, especialmente cuando se trata de síntomas graves.

Por lo general, se utiliza el antidepresivo bupropión en personas con antecedentes de trastorno afectivo estacional. También se puede recurrir a otros antidepresivos según considere el profesional.

En estos casos, el tratamiento antidepresivo puede empezar antes de la época en la que empiezan los síntomas, en este caso el otoño. En cualquier caso, esto irá determinado por un médico.

Psicoterapia

La psicoterapia también es una opción a considerar para tratar el trastorno afectivo estacional. También deberá ir pautada por un profesional, y puede ser de ayuda para:

  • Tratar de controlar el estrés.
  • Programar actividades.
  • Identificar y cambiar los pensamientos y comportamientos negativos que pueden hacerte sentir peor.

En cualquier caso, el hecho de que estés más cansado en invierno no tiene porqué significar que tus síntomas se corresponden con el trastorno afectivo estacional. El cansancio en invierno es más normal y manejable, mientras que el trastorno afectivo estacional debe ser tratado en consulta. De cualquier manera, disfrutar de un buen descanso es clave para nuestra salud y el hecho de estar cansado durante el día puede repercutir en nuestro ciclo del sueño. Es por eso que te recomendamos consultar con un especialista antes de sacar conclusiones si crees que tus síntomas concuerdan con el síndrome.