Parálisis del sueño: Soñar que no puedes abrir los ojos

Abr 14, 2022 | CURIOSIDADES | 0 Comentarios

Durante unos segundos, que en tu mente parece mucho más tiempo, eres incapaz de moverte. Sientes miedo e incluso es posible que estés viendo u oyendo cosas que ni siquiera reconoces en el espacio en el que te encuentras. Intentas moverte, abrir los ojos, pero no puedes. ¿Te ha ocurrido alguna vez esto de soñar que no puedes abrir los ojos?

Si es así, entonces has sufrido lo que se conoce como parálisis del sueño. Se trata de una incapacidad temporal para moverse que suele producirse cuando nos acabamos de dormir o cuando nos estamos despertando. Te contamos más sobre ella.

Parálisis del sueño: soñar que no puedes abrir los ojos

La parálisis del sueño se da cuando existe una incapacidad para moverse o hablar mientras la persona se despierta o se queda dormida. Puede dar miedo, pero por lo general no hay porqué preocuparse cuando esto ocurre. De hecho, a la mayoría de nosotros nos ocurre al menos una vez en la vida.

Se trata de una afección caracterizada por una pérdida breve del control muscular, conocida como atonía, que ocurre justo después de quedarse dormido o despertarse. Además de la atonía, quienes sufren de parálisis del sueño suelen tener alucinaciones durante el episodio.

La parálisis del sueño se considera un tipo de parasomnia, es decir, un comportamiento anormal que se produce durante el sueño. En concreto, parece que se produce en el sueño REM.

Durante el sueño REM, se dan sueños vívidos y atonía, es decir, la incapacidad para moverse. Normalmente, la atonía termina al despertar, por lo que una persona nunca se vuelve consciente de esta incapacidad para moverse.

Como resultado, los investigadores creen que la parálisis del sueño implica un estado mixto de conciencia que combina tanto la vigilia como el sueño REM. En efecto, la atonía y las imágenes mentales del sueño REM parecen persistir incluso en un estado de conciencia y vigilia.

Otros síntomas que puede implicar la parálisis del sueño

El síntoma fundamental de la parálisis del sueño es la atonía o la incapacidad para mover el cuerpo. Ocurre poco después de quedarse dormido o poco antes de despertarse. Durante el episodio, lo que ocurre es que la persona se despierta y es consciente de que ha perdido el control muscular.

Soñar que no puedes abrir los ojos

Se estima, además, que el 75 por ciento de los episodios de parálisis del sueño involucran alucinaciones que son distintas de los sueños típicos. Al igual que la atonía, pueden darse al dormirse (alucinaciones hipnagógicas) o al despertar (alucinaciones hipnopómpicas).

Las alucinaciones durante la parálisis del sueño pueden dividirse en tres categorías:

  • Alucinaciones de presión en el pecho, también llamadas alucinaciones de íncubo, que pueden provocar una sensación de asfixia.
  • Alucinaciones sobre un intruso, que implican la percepción de una persona o presencia peligrosa en la habitación.
  • Alucinaciones motoras vestibulares, que pueden incluir sensaciones de movimiento (como volar) o sensaciones fuera del cuerpo. La atonía a menudo es angustiosa y las alucinaciones preocupantes pueden hacer que los episodios de parálisis del sueño sean aún más molestos. Es por eso que el 90 por ciento de los episodios suelen asociarse con el miedo, mientras que solo una minoría suele tener alucinaciones placenteras.

Los episodios de parálisis del sueño pueden durar desde unos pocos segundos hasta unos 20 minutos, y la duración media es de entre seis y siete minutos. En la mayoría de los casos, los episodios terminan por sí solos, pero a veces son interrumpidos por el intenso esfuerzo por moverse que supera a la atonía.

La prevalencia de la parálisis del sueño

Las estimaciones varían, pero se cree que alrededor del 8 por ciento de las personas experimentan parálisis del sueño en algún momento de su vida. Entre estas personas, hay pocos datos sobre la frecuencia con la que se repiten los episodios.

La parálisis del sueño puede ocurrir a cualquier edad, pero los primeros síntomas suelen aparecer en la niñez, adolescencia o adultez temprana (entre los 7 y los 25 años). Después de comenzar en la adolescencia, los episodios pueden ocurrir con mayor frecuencia entre los 20 y los 30 años.

Eso de soñar que no puedes abrir los ojos, ¿por qué ocurre?

Como ya hemos mencionado anteriormente, el síntoma principal de la parálisis del sueño es la atonía, la incapacidad para mover nuestro cuerpo, por eso no podemos abrir los ojos: porque no podemos mover los párpados.

La causa exacta por la que se produce la parálisis del sueño todavía se desconoce. Parece que son varios los factores que podrían verse involucrados en este fenómeno, y entre ellos podemos encontrar otros trastornos del sueño como la apnea obstructiva del sueño o el insomnio.

En concreto, parece que las personas cuyos ritmos circadianos no están alineados con su ciclo local de día y noche, como las personas con desfase horario y los trabajadores por turnos, tienen más riesgo de parálisis del sueño.

Y tú, ¿alguna vez has tenido esa sensación de soñar que no puedes abrir los ojos? Ahora sabes cuáles son sus posibles causas, aunque si te pasa a menudo, ¡no dudes en consultar con tu médico!