¿Para qué sirve una funda nórdica?

Ene 31, 2020 | TE INFORMAMOS

La funda nórdica es uno de esos elementos de la ropa de cama que se torna especialmente importante en las épocas de invierno. Se trata de un cubrecama que envuelve el edredón nórdico y que además ejerce una función estética, especialmente si no utilizamos otro edredón que cubra esta funda nórdica.

Antiguamente, se utilizaban mantas encima de la sábana para calentarnos durante la noche, hasta que nacieron los edredones. Esta es una pieza de ropa de cama nacida en la Europa rural y que antiguamente estaba hecha con plumas de éider, un tipo de pato cuyas plumas son conocidas por su utilidad como aislante térmico.

El nacimiento de esta pieza textil hizo que el edredón comenzara a ganar terreno sobre las mantas a la hora de abrigarnos por la noche. Entre ellos, el edredón nórdico es el tipo de edredón más utilizado en la actualidad, aunque también hay otros edredones disponibles en otros tejidos.

Estos edredones pueden adquirirse en distintos gramajes. El gramaje del relleno nórdico puede ser un factor clave a la hora de escoger bien nuestro edredón de invierno. De alguna manera, el gramaje hace referencia al peso del edredón, que determinará su capacidad térmica.

Además, otra característica de los edredones nórdicos es que podemos encontrarlos fabricados con materiales sintéticos o con materiales naturales. Los rellenos nórdicos sintéticos están rellenos de fibras que simulan el poder aislante de las plumas naturales.

¿De qué se ocupan las fundas nórdicas?

Las fundas nórdicas son aquellas fundas que se utilizan para proteger nuestro edredón. Además, cumplen una función estética dado que tenemos muchas opciones entre las que elegir nuestra funda nórdica ideal.

Esta amplia variedad de opciones para cubrir nuestro nórdico nos permiten también jugar con el toque estético que nos proporciona según en qué estación del año nos encontremos. Podemos encontrar fundas nórdicas lisas o estampadas con dibujos o patrones diferentes. Lo mismo ocurre con el color.

Pero la estética no es el único beneficio que pueden aportarnos las fundas nórdicas. Estas también permiten aislar el relleno nórdico de nuestro cuerpo para impedir que el sudor y la piel muerta que desprendemos durante la noche no esté en contacto directo con nuestro edredón.

Y es que, al contrario que las fundas nórdicas, los edredones nórdicos no suelen lavarse tan a menudo. Esto se debe a que ocupan demasiado espacio y suele ser complicado lavarlos bien en la lavadora de casa (a veces incluso resulta imposible que quepan).

Tipos de juegos de fundas nórdicas

 A la hora de adquirir un juego de funda nórdica podemos encontrar diferentes composiciones. Por un lado tenemos disponibles los juegos de funda nórdica 50% algodón y 50% poliéster. Se trata de una opción asequible económicamente, que combina dos materiales, el algodón y el poliéster.

Por otro lado tenemos disponible los juegos de fundas nórdicas 100% algodón. Al ser un material muy transpirable y acogedor, que a su vez ayuda a mantener el calor corporal, el algodón es uno de los materiales más recomendables en los que adquirir no sólo nuestro juego de funda nórdica, sino toda nuestra ropa de cama en general.

Y tú, ¿ya te has decidido por cuál es tu juego de funda nórdica favorito? Entra en nuestra web y echa un vistazo a todas las opciones que tenemos disponibles.