Padres Primerizos: ¿Cómo evitar que la falta de sueño afecte a la pareja?

Abr 6, 2020 | PAREJA, TE ACONSEJAMOS

La llegada de un bebé a la familia puede resultar una época tan alegre como estresante. Y es que convertirse en papás primerizos puede resultar muy emocionante, sin embargo, también puede resultar en estrés debido a los múltiples cambios que acontecen a la vez. Entre ellos, uno de los más difíciles de llevar en muchos casos son los cambios que se producen a la hora de dormir: y es que, muy posiblemente, el bebé no nos deje dormir las ocho horas reglamentarias que nuestro organismo necesita.

Nadie dijo que cuidar de un bebé fuese fácil. De cualquier manera, resulta clave prepararse para los múltiples cambios, entre ellos, la falta de sueño que con mucha probabilidad tendremos que pasar como padres primerizos. Lo más seguro es que dormir bien por la noche, especialmente durante los primeros meses, resulte todo un desafío con la llegada del recién nacido. En el mejor de los casos, los padres primerizos duermen en períodos de poco más de tres horas, por lo que algunos consejos para poder descansar más y mejor podrían ser de ayuda.

Consejos para el descanso de los padres primerizos

Podría parecer misión imposible, sin embargo, los expertos coinciden en que es posible mantener una buena calidad de sueño siendo padres primerizos. Para ello, recomiendan seguir algunos consejos para que el recién nacido mantenga un buen descanso. En cualquier caso, lo primero que han de saber los padres primerizos es que los bebés duermen mejor por el día que por la noche. Por supuesto, hemos de tener en cuenta que tanto por el día como por la noche, es normal que los bebés lloren, especialmente cuando tienen entre dos y tres meses de vida, y es algo a lo que habremos de acostumbrarnos. A partir de los tres meses comenzarán a llegar las primeras noches en las que el bebé dormirá del tirón, aunque de cualquier manera los bebés desarrollan sus propios patrones y ciclos de sueño.

Algunos consejos pueden ser de ayuda para mantener un buen descanso en el caso de los padres primerizos:

  • Una buena alimentación es clave para un buen descanso. Entre otras cosas, es recomendable evitar las comidas copiosas por la noche así como las bebidas estimulantes.
  • Pide ayuda si lo necesitas. Por supuesto, el trabajo ha de ser repartido entre los dos miembros de la pareja. Los tiempos en los que la mujer se encargaba de todo han quedado atrás y la responsabilidad debe ser compartida. Así, ambos padres podrán descansar lo suficiente. El trabajo en equipo será más útil en cualquier caso.
  • Dormir debe ser prioritario a llevar a cabo otras tareas, como tareas domésticas o utilizar el móvil. ¡Aprovecha el momento!
  • Una buena idea puede ser aprovechar las horas en las que el bebé duerme. En cuanto se duerma el bebé, la tranquilidad nos permitirá echar una cabezada.
  • Mantener la calma. Es probable que sea complicado al principio, pero con el tiempo los padres primerizos se acostumbran a los constantes cambios que requiere incluir un nuevo miembro en la familia.

Algunos consejos para el descanso del recién nacido

Además de las recomendaciones que pueden tomar los padres primerizos para su descanso, también existen recomendaciones dirigidas a cómo hacer que el bebé tenga un sueño de calidad:

  • Se recomienda que, durante los primeros meses, el recién nacido duerma en una cuna, un capazo o un moisés, que permiten al bebé estar recogido.
  • También se recomienda que, hasta cierta edad, el bebé duerma cerca de la madre. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda estar en la misma habitación durante, al menos, el primer año. Sin embargo, no existe una edad concreta en la que deban dormir solos, dado que se estima que podría ser bueno incluso que durmieran en la misma habitación hasta los tres años.
  • En el momento de pasarlo a una cuna más grande, será importante tener en cuenta que el colchón ha de ajustarse bien a los bordes.

También es recomendable, para que el bebé duerma lo máximo posible, que tratemos de ayudarle a distinguir entre el día y la noche. Para ello, podemos utilizar ciertos trucos:

  • Mantener una rutina horaria regular.
  • Mantener la luz si el bebé duerme durante el día (es decir, no bajar la persiana del todo).
  • Reducir la actividad física antes de dormir.
  • Darle un baño durante las últimas horas del día (esto podría favorecer que se relajen).

En resumen, manejar la falta de sueño siendo padres primerizos puede resultar todo un desafío. De cualquier manera, estos consejos pueden ser de ayuda para evitar que la falta de sueño afecte a la pareja durante esta época complicada. Si el insomnio os afecta considerablemente, os recomendamos pedir ayuda con un profesional.