Motivos por los que cambiar de colchón

Mar 16, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Partiendo de una base muy fijada a través de los expertos y que indica que su vida útil no va más allá de la década, este debería ser el punto de partida para cambiar de colchón. Pero como no solo debemos dejarnos llevar por recomendaciones de profesionales, existen más variables que podrán determinar el adiós de nuestro compañero inseparable de cama. Además de que este dogma nunca debería extenderse si nuestro colchón se ha deteriorado antes de esos diez años, el principal factor que ha de influirnos en la sustitución de nuestro viejo colchón no es otro que el de la calidad del descanso.

Bajo esta premisa, a continuación vamos a enumerarte una serie de motivos, factores y hechos que deberán empujarte a sustituir tu viejo colchón por un nuevo modelo. Todo en pro de tu salud, tu descanso y tu confort.

Señales inequívocas de que ya toca cambiar de colchón

Es posible que un día te levantes y digas eso de “ay, hoy no he descansado bien”. Bueno, es normal. No siempre dormimos placenteramente (podemos estar estresados, nerviosos o incluso demasiado cansados para relajarnos) e intentamos mejorar el confort a la noche siguiente. El problema viene cuando esto sucede de manera recurrente e independiente a nuestros estados de ánimo e incluso físicos. Notas que ya nunca coges la postura correcta, tu pareja también se queja y es cuando echas la vista atrás.

De repente te has dado cuenta de que la vida ha caído sobre tu colchón. Haces números y descubres que hace más de una década que lo compraste. Es entonces cuando le pegas un vistazo y descubres manchas y un lógico deterioro por el paso del tiempo. Pero, un momento. Aunque esta pueda ser la viñeta cotidiana más habitual en nuestros hogares, hay más motivos para sustituir el colchón. Además de la renovación típica y recomendada por lo temporal (repetimos: cada 10 años debería cambiarse), existen más factores fundamentales a tener en cuenta:

Problemas físicos

En el momento en el que descubras que llevas varios días levantándote con dolores musculares o de articulaciones, contracturas y problemas físicos, no hay marcha atrás. A veces olvidamos la importancia del descanso en nuestra salud. Y no deberíamos. Una buena higiene del sueño en un colchón de calidad va a repercutir totalmente en nuestro físico y en el desempeño del día a día.

Tiene más de 10 años

Como ya hemos dicho, es el tiempo estimado por los expertos para sustituirlo. Por muy bien que aún lo veas, no escatimes en tu salud y sustitúyelo antes de que haya pasado ese tiempo.

Deterioro

los colchones se pueden ir hundiendo y deformando. Este factor que emparenta con el punto anterior no es otra cosa que el paso del tiempo. Ten en cuenta que un colchón es algo que usas sí o sí cada día. Ya sea solo o acompañado.

La higiene

Aquí entran en juego tantos elementos que casi son innumerables: hongos, ácaros, bacterias… El paso del tiempo, la mala ventilación, el sudor, fluidos, derramamiento de líquidos, los olores o incluso mucosidades nocturnas (a veces podemos moquear por la propia proliferación de los mencionados ácaros) han hecho mella en el colchón. ¡Toca cambiarlo!

Aspectos de calado más social

Ya sea porque hemos cambiado de pareja, necesitamos más espacio en la habitación o compramos ese colchón cuando teníamos 20 años y ya no somos los mismos, son motivos suficientes para replantearlos su sustitución por un nuevo modelo.

Avances tecnológicos

Si aún no has probado las bondades de, por ejemplo, los colchones viscoelásticos, te estás perdiendo un mundo de sensaciones y confort.

Roces y agujeros

Ha sufrido roturas y ya no hay vuelta atrás. El factor más lógico e indefendible.