Motivos por lo que descartar los colchones evolutivos

Feb 26, 2021 | TE INFORMAMOS

Los colchones evolutivos son un invento de bloques modulares independientes en forma de “minicolchones” que se van uniendo conforme el niño va creciendo. Aunque a primera vista pueden parecernos una idea o concepto útil para nuestro pequeño, la verdad es que no son los colchones más adecuados para alguien que está en fase de desarrollo. ¿Quieres saber por qué?

Tres motivos por lo que descartar los colchones evolutivos

Desgraciadamente, los colchones evolutivos no cuentan con las prestaciones óptimas que los más pequeños necesitan para su descanso diario. A continuación, te damos algunas razones que debes conocer:

1. Necesidades distintas en cada fase de crecimiento

Tener en cuenta la morfología de tu hijo en cada fase de crecimiento es un criterio fundamental para su correcto descanso y salud:

Colchones para recién nacidos

La cama de un recién nacido debe evitar un acolchado demasiado blando, ya que esto podría causarle problemas postulares y un arqueamiento excesivo de su pequeña columna en formación. Además, la nariz del bebé podría quedar hundida en el colchón al quedarse boca abajo y dificultarle el paso del aire. Por el contrario, un colchón demasiado duro tampoco es conveniente, debido al poco peso de los bebés. Para los colchones de bebé, es preferible elegir un grosor de entre 12 y 15 cm. para garantizar un confort óptimo.

Colchones para niños de 3 a 10 años

En esta edad, los niños necesitan mayor libertad de movimientos, con lo que las medidas de su cama deben ser mayores. La firmeza según el peso no es un concepto estandarizado entre los fabricantes, cada uno hace su propia valoración. Es importante elegir colchones catalogados con firmeza intermedia, ya que tendemos a valorar demasiado la dureza y los niños, durante esta edad, cuentan con un peso bastante bajo, por lo que no necesitan la misma firmeza que un adulto.

El grosor recomendado para un colchón infantil es de entre 16 y 20 cm. para una comodidad óptima. Por lo tanto, un colchón de firmeza intermedia con una buena adaptabilidad es más recomendable durante estas edades. El colchón viscoelástico Chipre de Maxcolchon está especialmente diseñado para la infancia, adaptándose a cada etapa de su crecimiento.

Colchones para niños de 10 a 16 años

A partir de esta edad se reducen las horas de sueño y el niño es más consciente de la condición de su colchón. Es importante el cambio durante estos años a una cama de adulto, puesto que el cuerpo experimentará en poco tiempo grandes transformaciones y cambios de peso. En esta etapa se sigue aconsejando la firmeza intermedia, pero podemos aumentar el grosor de la almohada.

Tras esta edad (entre los 16 y los 18 años) la etapa de crecimiento habrá finalizado casi íntegramente. Si en este momento queremos realizar un cambio de colchón, es importante escogerlo en función a su peso y morfología, igual que haríamos con un adulto.

2. Problemas de higiene

Un problema que pueden presentar los colchones evolutivos con el tiempo es la acumulación de bacterias y ácaros en su interior. Esto sucede, entre otros motivos, porque los más pequeños suelen mojar y ensuciar la cama de forma involuntaria.

Aunque se recomienden las fundas protectoras y estas sean un remedio muy efectivo a la hora de mantener la higiene del colchón, estas tampoco son un remedio mágico. Así, a la larga, los colchones evolutivos pueden ir acumulando en su interior (con más facilidad) microorganismos que podrían acabar en afecciones respiratorias o alergias.

Deformaciones en la superficie del colchón

De forma general todos los colchones tienen su vida útil y van perdiendo con el tiempo las prestaciones con las que fueron diseñados. En este sentido, los colchones evolutivos, al estar expuestos durante muchos años al peso y a los cambios de constitución del durmiente, pueden sufrir deformaciones internas. Estos desperfectos pueden no percibirse a simple vista y suceden debido al uso diario y el envejecimiento de los materiales del colchón.

Para finalizar, te recomendamos ser consecuentes a la hora de comprar un colchón y no invertir más en tu teléfono móvil que en tu espalda, puesto que estamos hablando de la salud. En Maxcolchon apostamos por colchones específicos para cada edad que cumplan los certificados de calidad y ofrezcan el mejor descanso posible en cada caso.