Motivos para elegir un colchón de gama alta

May 21, 2020 | TE INFORMAMOS

A la hora de cambiar de vehículo, miramos prestaciones como la seguridad, la velocidad, la tapicería y los accesorios. Aunque apuramos el presupuesto, intentamos ir a lo grande y mejorar el coche que tenemos. Cuando nos mudamos de casa, es a una con más metros cuadrados, mejor iluminada y ubicada en una zona más acorde a nuestras necesidades. Entonces, ¿por qué no apostar por un colchón de gama alta? Si nos pasamos más de un tercio de nuestra vida durmiendo, ¿por qué no hacerlo con las máximas garantías de confort?

Tenemos que ser conscientes de la importancia que tiene un buen descanso en nuestra salud y bienestar. Es por ello que adquirir un colchón de gama alta no es ningún tipo de riesgo, sino una inversión hacia nosotros mismos. No podemos arriesgarnos a dormir sobre un colchón de mala calidad, algo que será sinónimo de un mal rendimiento laboral, académico y/o de conciliación familiar. Y lo que es peor, su uso prolongado en el tiempo puede tener consecuencias para nuestra salud.

Con el objetivo de lograr un descanso reparador, lo ideal es adquirir un modelo cuya composición interna disponga de los mejores materiales posibles. Pero además de todo ello, encontrarás un factor más secundario pero que hará brillar más tu propia vivienda: un diseño cuya línea de estilismo juegue en las ligas superiores.

Y por si aún no te has decantado, aquí te exponemos más motivos que harán que abraces los colchones de gama alta.

5 razones por las que comprar un colchón de gama alta

Un colchón de gama alta se adaptará mejor a tu propio cuerpo

Para lograr ese descanso reparador del que hablamos, es de vital importancia su grado de adaptabilidad. Solo así alcanzaremos el confort necesario y, comparando con modelos de gamas medias o bajas, notaremos ese punto extra.

 La higiene

Los colchones de gama alta cuentan con un tratamiento anti ácaros con propiedades antialérgicas.

Su durabilidad

Piénsalo de esta manera, adquirir un colchón de gama alta es una especie de inversión a largo plazo. Si la vida útil de un colchón no suele superar nunca los 10 años, un modelo de 700 euros acaba suponiendo 20 céntimos al día. Cifras que, posiblemente, sean las que mejor relación calidad-precio arrojen entre todas las compras de tu vida. Obviamente, esta durabilidad será mucho menor en el caso de apostar por gamas más bajas.

Prestaciones extra

Siguiendo alguno de los símiles del inicio del texto, cuanto más dinero pagas por un coche, este te ofrece más prestaciones. Con los colchones pasa exactamente lo mismo. Sus características extra que los diferencia de gamas más bajas son sinónimo de mayor independencia de lechos (con el correspondiente aumento del descanso de los dos cónyuges), mayor nivel de frescor y transpirabilidad (ideal para personas con excesiva sudoración y periodos estivales) o aumento de la adaptabilidad respecto a la figura del durmiente. Y, obviamente, mejores tejidos y acabados.

Tu salud

Por último, encontramos el punto más importante de todos: tu salud. Un colchón de gama alta, gracias a su buena repartición del peso del cuerpo, garantiza la ausencia de dolores musculares provocados por un mal descanso y posturas incorrecta. Algo que los modelos de gamas más bajas no van a poder conseguir. Tras una noche de confort, al día siguiente no te toparás con falta de concentración y problemas en zonas lumbares o cervicales. Además, estarás de mejor humor y podrás afrontar así un largo día de rendimiento laboral, académico y familiar.