Melatonina: La culpable de la somnolencia en invierno

Mar 10, 2020 | TE INFORMAMOS

El invierno es una época del año en la que solemos pasar largas horas en el sofá o en la cama cuando tenemos tiempo libre (como los fines de semana, por ejemplo). Está claro que, durante estos meses, la temperatura y el clima no acompañan a salir fuera de casa, por lo que suele darse más el típico dicho de manta y peli.

El frío se torna un compañero con el que, nos guste o no, hemos de convivir durante muchos meses. En consecuencia, durante esta estación se producen una gran cantidad de cambios que pueden llegar a afectar incluso a nuestra fisiología y nuestro ritmo circadiano, y es por eso que nuestro cuerpo nos pide dormir más, al igual que les ocurre a los animales que llevan a cabo la hibernación.

Nuestro cuerpo lleva a cabo estos cambios con el objetivo de mantener un buen estado de salud y que el frío no se apodere de este y nos cause algún tipo de enfermedad. Así, según el doctor Jesús Escribá, especialista en Neurofisiología Clínica y experto en Medicina del Sueño: “Dormir bien en estas fechas resulta más importante que nunca, para no contraer resfriados ni depresiones que nos hagan pasar un crudo invierno”.

 Además, el doctor, que también es director del Instituto de Medicina del sueño, añade: “durante esta época del año aumentan los casos de depresión y de apnea del sueño, entre otros trastornos del sueño”. Uno de los trastornos relacionados con el sueño y el invierno es el Trastorno Afectivo Estacional. Se trata de un trastorno de ánimo que afecta especialmente a aquellas personas que tienden a dormir mal o presentan trastornos del ánimo. La falta de luz, característica en los meses de invierno, podría tener algo que ver con este trastorno.

¿Qué sustancias se ven involucradas en la somnolencia durante el invierno?

Parece, pues, que el hecho de que tengamos más sueño, ganas de dormir o simplemente de descansar durante el invierno tiene una explicación científica. Pero ¿qué sustancias se ven implicadas en todo este proceso?

Una de ellas es la melatonina. Se trata de una hormona que interviene en el ciclo natural del sueño y cuyos niveles en sangre aumentan durante la noche. Esto se debe a que es una sustancia que se segrega y se sintetiza dependiendo de la cantidad de luz que recibe nuestro organismo. A mayor incidencia de luz, menos secreción de melatonina. Lo mismo ocurre al revés, por eso es que la poca luz durante el invierno hace que las concentraciones de melatonina sean mayores durante esta época del año. Además, la producción de melatonina disminuye con la edad.

Normalmente, la falta de esta sustancia produce insomnio, pero su aumento en la concentración durante esta el invierno nos provocan estas ganas de estar en el sofá y en la cama durante tanto tiempo, así como una mayor sensación de somnolencia.

Pero el invierno no solo produce una mayor sensación de somnolencia. Además, durante esta época del año también pueden darse trastornos como la fatiga o incluso cierta dificultad para concentrarnos. Incluso puede aparecer una falta de interés que nos lleve a una sensación de mayor pereza durante los meses que dura esta estación.

La melatonina para ayudarnos a conciliar el sueño

Algunas investigaciones sugieren que los suplementos de melatonina pueden ser útiles para tratar los trastornos del sueño, así como para proporcionar un poco de alivio del insomnio y del desfase horario.

Se trata de una sustancia cuyo uso para dormir es seguro a corto plazo. Es poco probable que se desarrolle una dependencia a esta sustancia, como sí puede ocurrir con otros medicamentos para dormir.

Sin embargo, algunos efectos secundarios de la melatonina podrían incluir:

  • Mareos
  • Náuseas
  • Dolor de cabeza
  • Somnolencia

Dado que los suplementos de melatonina pueden interactuar con algunos medicamentos, te recomendamos consultar con tu médico si puedes consumir esta sustancia para conciliar el sueño por las noches.

Así pues, ahora sabemos que esta sustancia, la melatonina, es la responsable de provocarnos esa típica somnolencia del invierno. Tanto es así que podemos utilizarla  como suplemento para dormir mejor por las noches.