Los trucos para lavar las almohadas viscoelásticas

Ago 31, 2021 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Las almohadas viscoelásticas. Un invento que podría considerarse del futuro pero que, afortunadamente, lleva muchos años mejorando nuestro sueño. Este elemento del descanso cuenta con una serie de infinitas ventajas que comienzan en su propia concepción. Y es que, a través del material con el que se fabrican, su sensibilidad al peso y a la temperatura corporal provocan que disfrutemos de plácidas noches. Y sino, que se lo pregunten a nuestro cuello y cabeza, los grandes beneficiarios de estos modelos.

Si tuviéramos que encontrar un único pero, ese es la forma de lavarlas: no podemos introducirlas en las cómodas lavadoras.

¿Cómo limpiar este tipo de almohadas si no podemos introducirlas en las lavadoras?

Los ácaros, las bacterias, el moho, la humedad. Suciedad en general. Todos estos elementos son enemigos de la higiene y, por tanto, de nuestro descanso. Es por ello que recomendamos lavar las fundas de las almohadas cada semana.

El material viscoelástico está elaborado de manera sintética a través de una espuma diseñada para recibir presiones exteriores. Lo que nosotros conocemos como efecto memoria, es una prestación que le impide ser introducida en una lavadora. Imagina cómo acabaría la almohada…

Aunque existen cierto tipo de modelos viscoelásticos que sí pueden ser introducidas en la lavadora para su mantenimiento (algunas almohadas transpirables que en su etiquetan así lo indican), lo cierto es que no es nada recomendable lavarlas así. Tanto su espuma como la densidad que la forman nos empujan a limpiarlas con la ayuda de una serie de trucos:

– Comprueba siempre su etiqueta. Aunque indique que se puede lavar a máquina, intenta evitarlo y apuesta por la limpieza a mano.

– Nunca utilices productos agresivos para lavarla o acabarás con todas sus prestaciones. Utiliza un tipo de jabón neutro y poco agresivo. Pon especial atención a su lavado si no quieres que aparezca la temida humedad.

– Si has derramado líquidos y han dejado manchas, utiliza rápidamente un paño seco para absorber el líquido. Después, frota la mancha con otro paño húmedo y algo de jabón neutro. Cuando la mancha haya desaparecido, sécala con la ayuda de un secador eléctrico a cierta distancia o hazlo al aire libre.

– Para evitar manchas es aconsejable utilizar fundas de almohada para su cuidado. Cuántas más tengas y más las laves, mejor cuidado tendrá tu almohada porque las irás sustituyendo en un limitado periodo de tiempo.

– Si el problema es que huele mal, puedes ayudarte de las decenas de ambientadores que hay en el mercado o, como remedio casero, utiliza bicarbonato de sodio. Tan solo tendrás que extender un poco de este tipo de ambientador sobre la almohada, dejarlo actuar durante 20 ó 30 minutos y retirar los restos con una pequeña aspiradora de mano.

– Recuerda que la vida útil de las almohadas viscoelásticas es de dos años. Pasado este tiempo te recomendamos renovarla para seguir disfrutando de sus prestaciones.