Los secretos que esconde la siesta

Mar 28, 2020 | TE INFORMAMOS

La siesta es algo más que el deporte nacional, como se dice jocosamente, es también una sana costumbre que, realizada adecuadamente, tiene numerosos beneficios para la salud. Sin embargo, cuando no se cumplen una serie de normas, puede ocasionar problemas. A continuación, te mostramos algunos interesantes secretos que debes tener en cuenta cuando te vayas a echar la siesta.

¿Cuál es la mejor forma de dormir la siesta?

El hábito de la siesta es muy sano siempre que se cumplan un mínimo de requisitos.

  • Siestas cortas: una siesta adecuada debe durar entre los 10 minutos y la media hora. Cuando superan los 30 minutos ralentizan el organismo, además de ocasionar en muchas ocasiones insomnio nocturno.
  • A primera hora de la tarde: la hora ideal para la siesta es después de comer, entre las 2 y las 2 y media de la tarde. Después de las 3 de la tarde puede llegar a interferir en el sueño de la noche.
  • En un lugar adecuado: procura que tu siesta se realice en un lugar oscuro y tranquilo, con una temperatura adecuada y en el que no tengas que sufrir ningún tipo de distracción.

Tras haberte echado la siesta, procura darte unos minutos para reanudar tus actividades, especialmente si estas requieren una respuesta aguda y rápida, como puede ser conducir.

Beneficios de echar la siesta

Si es cierto que la siesta es el deporte nacional, son muy pocos los practicantes de este deporte. Aunque parezca mentira, no llega al 20 % de la población la que practica la siesta diaria, a pesar de los numerosos beneficios que esta proporciona. Estos son algunos de ellos.

Prevención de cardiopatías

La siesta reduce hasta casi el 40 % el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Cuando no se duerme lo que se debe, el sistema inmunológico y muscular se debilita, pudiendo provocar diabetes y afectar al corazón.

Mejora del aprendizaje

La siesta aumenta el rendimiento por las tardes, llegando a aumentar hasta en un 10 % la capacidad de aprendizaje. Un sueño reparador a primera hora de la tarde ayuda a fijar los conocimientos ya adquiridos y a aprender otros nuevos. Es una especie de reseteo del cerebro. Es por eso que tiene tanta importancia en niños y adolescentes.

Estimulación de la creatividad y reflejos

Según numerosos estudios, dormir la siesta estimula el hemisferio derecho del cerebro, que es el que está asociado con la creatividad del ser humano. Y reduce los errores en el trabajo y llega a duplicar los niveles de alerta.

Fomenta la positividad y mejora el estado de ánimo

Recientes estudios demuestran que dormir la siesta reduce las emociones del miedo y de la ira, aumentando la positividad. En conjunto, el estado de ánimo experimenta una mejoría, al aumentar la serotonina y proporcionar una sensación de bienestar y satisfacción.

Mayor capacidad de concentración y memoria

Incluso las siestas cortas que no llegan a los 10 minutos contribuyen a mejorar cualquier actividad que requiera de concentración, como la que requiere la memorización de objetos o palabras. El sueño es un gran facilitador de la memoria a corto plazo, además de crear nuevos espacios en la mente para la adquisición de nuevos datos.

Ayuda a controlar el peso

Uno de los mayores enemigos de la línea es la ansiedad y el estrés, que muchas veces intentan ser paliados con la ingesta de alimentos grasos y azucarados. Dormir la siesta va a la raíz del problema, reduciendo el nerviosismo y haciendo que comas de una forma más saludable.

El descanso es una parte fundamental de la salud, y muchas veces el sueño nocturno no es suficiente para afrontar las actividades cotidianas al cien por cien. Es por eso que la siesta es un hábito saludable que recarga las pilas y que repercute en tu bienestar físico y mental.