Los motivos para utilizar siempre una funda de almohada

Jun 11, 2019 | DORMITORIO, PRODUCTOS | 0 Comentarios

Las fundas de almohada son una parte fundamental de nuestra ropa de cama. No sólo protegen tus almohadas. Cumplen una función decorativa y, lo que es más importante, una función higiénica al protegernos de los ácaros.

Los ácaros son unos arácnidos diminutos, invisibles para el ojo humano, que habitan en zonas boscosas. Para nuestra desgracia y de forma habitual, en nuestros domicilios, especialmente en alfombras, almohadas y colchones. Son inofensivos para el ser humano: no muerden ni nada, algunas especies provocan alergias en algunas personas. Casi un 30% de los españoles padecen algún tipo de alergia y un 5% padecen asma. Estos datos indican una evidencia: es más que aconsejable que mantengas alejados a estos bichitos.

Las fundas de almohada prolonga la vida útil de las almohadas. No sólo te ayuda a cuidar tu inversión, sino que además hace que dormir sea más cómodo y agradable, además de bloquear el sudor. Además, son muy manejables para ponerlas y quitarlas y fáciles de almacenar.

 

¿Qué funda de almohada es la más adecuada?

 

Proteger tu almohada con una funda es una tarea que necesita de un buen material para rendir bien. Por esta razón, el Tencel es el complemento que estás buscando para proteger tu almohada. Esta tela de fibra natural supone una gran innovación, muy similar al algodón pero que no encoge ni se aburre. ¿Por qué destaca el Tencel?

En primer lugar, por su extraordinaria impermeabilidad y resistencia a los líquidos. Esto es ideal para resistir residuos como el sudor y demás desprendimientos líquidos que puedan afectar tu almohada. Además de impermeable, el Tencel es capaz de mantener una perfecta transpiración que permite el paso del aire. Las fundas Tencel son más que interesantes para tu ropa de cama, tanto en tu colchón como en tus almohadas.

Factores a tener en cuenta a la hora de comprar fundas de almohada

 

Para empezar, el tamaño. Aunque parezca mentira son muchas las ocasiones en las que compramos fundas que no se corresponden con el tamaño de nuestras almohadas. Si resultan ser más pequeñas puede no entrar en la almohada o rasgarse en breves. Si resultan ser más grandes, además de antiestéticas, formarán unos incómodos pliegues que nos molestarán a la hora de dormir.

Comodidad. Fundas en capas o con telas gruesas pueden añadir una agradable sensación de suavidad.

Protección anti ácaros y otros insectos, por las razones que ya hemos expuesto. Que sean hipoalergénicas para el caso de que vayan a ser usadas por personas con algún tipo de alergia. También es ideal que tengan un buen sistema de impermeabilización y que sean transpirables.

Fundas de almohadas enteras o partidas. Las partidas en muchas ocasiones mejoran la independencia en el descanso en el caso de dormir en pareja.

El material. Además del Tencel, hay otros materiales importantes a tener en cuenta para tu funda de almohada. El algodón y el poliéster son otras materias que ayudan a tener una funda de calidad.

Funda Almohada Tencel

¿Cada cuánto tiempo hay que lavar las fundas de almohada?

 

Las fundas de almohada son los principales protectores de nuestra higiene en el dormitorio, y precisamente por eso hay que cuidarlas exhaustivamente.

De igual forma que a nadie se le ocurriría llevar durante tres meses la misma ropa, es recomendable que las fundas de almohada sean lavadas y cambiadas al menos una vez por semana. Al estar en contacto permanente con nuestro pelo y nuestra piel, pueden quedar restos de piel muerta, residuos del cabello como laca y gomina y nuestros propios fluidos corporales, como sudor y saliva.

Todo esto conjuntado puede provocarnos problemas de salud como las mencionadas alergias, acné o una bajada en nuestras defensas. El lavado semanal de las fundas de almohada debe tomarse como una obligatoria labor doméstica más.