Los beneficios que aporta el descanso a nuestra salud

May 28, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Como expertos en el confort, nuestro deseo es que la salud de cada uno comience con un buen equipo de descanso. Algo primordial que va a repercutir no solo en nuestro organismo, sino también en nuestro estado de ánimo.

Los beneficios que puede aportar una buena noche de descanso a nuestra salud resultan vitales, pero para ello tenemos que realizar una serie de hábitos que, sumados a otros tantos factores, logremos el equilibrio perfecto.

  Los 6 beneficios fundamentales de una buena noche de sueño

Según informa la propia Fundación Española del Corazón, una buena noche de descanso, con sus ocho horas de sueño, puede aportar hasta seis grandes beneficios generales que, posteriormente, van a repercutir en nuestro organismo de la siguiente manera:

– Vas a estar más sano: Obvio, ¿no? Dormir reinicia y regenera nuestro sistema inmunitario, lo que conlleva una mejor lucha contra las toxinas y los gérmenes a los que nos exponemos en el día a día.

Protege nuestro corazón: Según estudios como el publicado por el European Heart Journal, las personas con problemas de conciliación de sueño tienen hasta tres veces más de posibilidades de sufrir problemas cardiacos a lo largo de su vida.  El insomnio es un problema que aumenta los niveles de sangre en las hormonas asociadas al estrés, algo que aumenta la tensión arterial y la frecuencia cardiaca. ¡Duerme y hazlo bien!

Perderás peso y estarás más en forma: Cuanto se padece falta de sueño, las células grasas liberan menos leptina. ¿Qué significa esto? Que la hormona que suprime el apetito se reduce, por lo que acabas teniendo más hambre de lo normal. Es por ello que la falta de sueño se suele asociar a la obesidad. Y, siguiendo esta regla de tres, la obesidad te va a provocar problemas de salud.

– Mejor estado de ánimo y reducción de la depresión: Cada noche de sueño nuestro cuerpo se relaja y, con ello, aumenta la producción de melanina y serotonina. Dos hormonas fundamentales que luchan contra sus rivales. Las hormonas del estrés, conocidas como adrenalina y cortisol, se disparan cuando tenemos falta de sueño, algo que acaba repercutiendo en la aparición de la depresión.

Incremento de la creatividad: Asociado al punto anterior, un cuerpo descansado es sinónimo de cerebro en pleno rendimiento. Tras un buen descanso, disponemos de más imaginación y mayor nivel de creatividad.

Mejora nuestra memoria: También similar a los factores anteriores, dormir fortalece nuestras conexiones neuronales durante la fase REM del sueño, algo que repercute en la restauración de nuestro “almacén” de la memoria.

 

Pero, ¿cómo puedo alcanzar estos beneficios?

Más allá de cumplir los hábitos del sueño recomendados por la Organización Mundial de la Salud y los expertos, hay un factor primordial que también va a depender de ti: obtener el mejor equipo de descanso posible.

Para ello, tienes que tener en cuenta tu condición física, tu complexión y elementos como la ubicación de tu vivienda, la población donde vives (o incluso la calle), si tienes pareja (y sus propios hábitos de sueño) etc… A partir de este tipo de componentes, puedes optar por unos modelos y materiales u otros. Por ejemplo, un colchón de viscoelástica con su correspondiente almohada, van a aportar el nivel de firmeza y transpiración necesaria para que obtengas un buen descanso. Respecto al resto del equipo como sábanas, colchas o nórdicos, obviamente habrá que tener en cuenta las estaciones y el grado de calor o frío que solemos padecer.