Las consecuencias de dormir demasiado

May 23, 2021 | SALUD, TE ACONSEJAMOS

“Lo poco gusta y lo mucho cansa”. Este es el tipo de filosofía que deberíamos aplicar cada vez que tendemos a dormir demasiado. Aunque suene contradictorio debido al hecho de que conocemos los innumerables perjuicios que supone el hecho de no dormir las horas suficientes, pasarnos de frenada también puede resultar negativo.

¿A qué llamamos dormir demasiado?

En incontables ocasiones te hemos explicado lo qué supone para tu organismo no dormir lo suficiente. Pero dormir demasiado también tiene consecuencias negativas para nuestra salud. Incluso tantas como quedarnos cortos.

Pasarnos en la cama más de las ocho horas recomendadas por los expertos conlleva una serie de efectos variados que nos pueden afectar tanto a nuestro físico como a la esfera cognitiva. Pero, ¿a qué llamamos dormir demasiado?

Según los expertos en la materia, a partir de las nueve horas de sueño ya es dormir demasiado. Para cualquier persona que se encuentre en edad adulta y no sufra ningún tipo de trastorno o enfermedad, con las 8 horas recomendadas es más que suficiente. Igual que sucede con las 10 u 11 en edad infantil. Conforme los humanos vamos creciendo y pasamos la adolescencia, esta necesidad mengua hasta poder saciarse con las ya mencionadas ocho.

En cualquier caso, es importante establecer algunos tipos de excepción. Por ejemplo, existen personas que, debido a razones genéticas, durante toda su vida duermen más horas de las recomendadas. A esta clase de durmientes se les conoce con el apelativo de “dormidores largos” ya que duermen más de nueve horas cada día. En el extremo opuesto, encontraremos los “dormidores cortos”. Es decir, aquello que, por las mismas razones genéticas, rinden plenamente a pesar de no superar las seis horas de sueño.

Si te encuentras en alguno de los dos grupos de durmientes, la alerta habría que fijarla cuando se cambia de patrón. Si eres de los considerados “dormidores largos” y comienzas a dormir poco, puede ser señal de algún tipo de problema.

Esto es lo que puede pasar si duermes demasiado

Mientras somos bebés y vamos pasando las diferentes etapas de la edad infantil y la adolescencia, dormir es sinónimo de asimilación de multitud de procesos que desarrollan nuestro cerebro y nuestro cuerpo. Sin embargo, los perjuicios de dormir demasiado conllevarán una serie de consecuencias físicas y cognitivas.

Dormir mucho puede conllevar pérdidas de atención y falta de memoria a corto plazo. Además, aumenta las probabilidades de padecer enfermedades como Alzheimer, depresión y demencia.

– Mayor riesgo de padecer problemas cardiovasculares, cardiacos, ictus, diabetes e incluso muerte súbita.

– Incremento de la sensación del dolor al pasar más tiempo tumbado en una cama en determinadas.

– Problemas de infertilidad.

– Dormir demasiado provoca sensación de fatiga y agotamiento, aumentado así las probabilidades de sufrir accidentes domésticos, laborales o de circulación.

– Al exponerse menos a la luz natural, irónicamente se alteran los ciclos de sueño y vigilia, produciendo así trastornos y fragmentación del sueño.

Dormir demasiado como señal de que padeces algún tipo de enfermedad

Existen ocasiones en las que dormir mucho no es el problema en sí, sino un síntoma de que ocurre algo más allá. Por ejemplo, cuando un adolescente tiende a dormir horas de más, puede ser señal de que sufre enfermedades psicológicas como la depresión, diabetes o problemas de hipotiroidismo.

Por su parte, cuando nos encontramos en la edad adulta, dormir demasiado también se puede relacionar con los mismos trastornos psicológicos (depresión) o enfermedades (diabetes). En general, se asocia la depresión con aquellos varones que duermen más horas de las debidas.