La temperatura ideal para dormir según tu edad

Jul 9, 2020 | CONSEJOS, DESCANSO

Podríamos establecer que descansar y dormir bien es un complicado arte donde entran en juego diferentes técnicas y elementos externos. En la conjugación perfecta de todos ellos, hallaremos el confort necesario. Aunque todos son importantes, uno de estos factores cobra vital importancia según la estación del año y no siempre estará en nuestras manos su manipulación. Y es que, el cuerpo humano inicia una serie de mecanismos de autorregulación de la temperatura corporal al sentir frío o calor que acaba alterando nuestro reloj biológico, lo que puede provocar despertares y noches de insomnio si sentimos frío o calor mientras dormimos. Por todo ello, vamos a explicarte cuál es la temperatura ideal para dormir.

Esta es la temperatura ideal con la que dormirás mejor según tu edad

Como ya hemos explicado en muchas ocasiones, la falta de sueño reiterada acaba provocando unos malos hábitos que se derivarán en problemas de salud: estrés, ansiedad, aumento de peso, proliferación de enfermedades, debilitamiento del sistema inmunitario… Para evitar todo esto, el control de la temperatura por la noche va a resultar uno de los elementos principales. Pero el problema de ello es que no siempre está en nuestras manos bien porque dormimos con nuestra pareja, la cual puede demandar unos requisitos muy distintos a los nuestros.

Aunque decimos eso de que cada persona es un mundo (y en parte es real), lo que sí podemos establecer son unos parámetros más o menos generales referente a las temperaturas ideales para dormir según las diferentes edades del ser humano.

En términos generales, la comunidad científica ha establecido lo siguiente:

En la mayoría de los adultos, la temperatura ideal para conciliar el sueño está entre los 15 y los 22 grados centígrados.

– En las personas mayores, la temperatura perfecta será algo mayor y oscilará entre los 19 y los 21 grados centígrados.

– Por último, los bebés y los niños más pequeños encontrarán en la horquilla de los 18 y los 21 grados la temperatura perfecta para tener dulces sueños.

Conseguir esta temperatura ideal puede resultar más o menos complicado según diversos factores que entrarán en juego. Para empezar, y como ya hemos dicho, dormir en pareja y que estas tengan diferentes edades, puede complicar la situación. Pero además del tema de la edad, existen más elementos que afectarán la tolerancia de las personas al frío o el calor: el sexo, la ya comentada edad, enfermedades, patologías, la actividad mental o los niveles de estrés y ansiedad.

La temperatura ideal para dormir según tu edad 1

 ¿Puedo hacer algo por mantener una buena temperatura ambiente a la hora de dormir?

Por supuesto. Además de los grados centígrados que puede haber en la calle y que salvo que seas algún tipo de superhéroe no vas a poder controlar, existen unos factores con los que sí podrás jugar:

Tu equipo de descanso

Los niveles de transpirabilidad que ofrezcan tu almohada y tu colchón solo dependen de una persona y esa eres tú. Según seas una persona más o menos calurosa, tendrás que optar por los modelos más refrescantes.

Ropa de Cama

Además de los dos elementos principales que forman una cama, también está el tema de la ropa. Sábanas, colchas, protectores… Los hay tantos y tan variados que, según tu sudoración o baja temperatura corporal, encontrarás en el catálogo Maxcolchon la solución perfecta para ti.

Equipamiento de la casa

Igual que sucede con el colchón, e independientemente del calor o frío que haga ahí fuera, en tu vivienda podrás controlar más o menos la temperatura dependiendo de qué sistema de aire acondicionado dispones.

La luz

A la hora de dormir, cualquier equipamiento lumínico sobra por la propia luz que desprenderá y porque aumenta la temperatura ambiental.

La ventilación

No olvides nunca airear tu habitación cada mañana cuando te levantes. Desde el mínimo de 10 minutos hasta el no pasarse cuando es verano y lo único que estás consiguiendo es caldear el dormitorio.

La humedad

 Derivado del punto anterior, encontramos la humedad. Según dictaminan los expertos, lo ideal es conseguir unos niveles de entre el 40 y el 60% de humedad.