La relación del otoño y los casos de insomnio

Sep 23, 2021 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Llega el otoño y, con él, los cambios en la temperatura y los horarios… con un cambio de hora incluido que puede llegar a desequilibrar nuestros ritmos diarios y de descanso. Tanto es así que un gran número de gente se ve afectada por cambios concretos en su ciclo del sueño, experimentando incluso insomnio. Pero, ¿cuál es la relación del otoño y los casos de insomnio?

Al parecer, podría existir una relación directa entre la llegada de esta nueva estación y el aumento de los casos de insomnio. Se trata de un trastorno que también puede darse en primavera y que puede durar desde unas semanas hasta unos meses.

La relación del otoño y los casos de insomnio

Tal como explica el doctor Diego García Borreguero, director del Instituto de Investigaciones del Sueño (IIS), “la disminución de horas de luz y los cambios en el ritmo de vida que se producen con la llegada del otoño pueden provocar alteraciones en el reloj circadiano dando lugar a la aparición del insomnio”.

De hecho, parece que, según explica la comunidad científica, un 8-10 por ciento de la población sufre insomnio crónico, que dura aproximadamente unos 6 meses, siendo un 30-40 por ciento de la población la que sufre insomnio transitorio de este tipo.

Parece, pues, que los científicos ya han puesto atención a la relación entre la llegada del otoño y el aumento de los casos de insomnio. Pero, ¿por qué ocurre?

¿Por qué se produce?

Ahora sabemos que, tal como ha certificado la comunidad científica, la llegada del otoño trae consigo un aumento de casos de insomnio. Pero, ¿por qué ocurre esto? Parece que podrían haber varias razones para que el otoño interrumpa nuestro descanso:

  • Cambios en el ritmo de vida.
  • Disminución de las horas de luz.
  • Alteraciones en el reloj circadiano.

Pero, al parecer, el otoño no solo puede afectar a nuestro descanso, sino que también podría tener un efecto negativo sobre nuestra vitalidad. En concreto, puede darse un trastorno que se denomina astenia otoñal.

La astenia otoñal

Aunque no tiene porqué, el insomnio que tiende a aparecer con la llegada del otoño puede traer consigo la astenia otoñal. Se trata de una sensación de debilidad y cansancio persistentes que afectan al rendimiento diario. Por lo general, quienes la padecen tienden a sentir cansancio, fatiga e incluso debilidad psíquica y física, afectando principalmente a personas de entre 20 y 50 años.

Suele darse más en mujeres, tal como ocurre con el insomnio. Sin embargo, lo cierto es que todos podemos vernos afectados por este cambio en nuestro ritmo diario. Al parecer, aquí tendría un papel clave la melatonina, una hormona que regula el sueño, la temperatura del cuerpo o el hambre.

Al disminuir las horas de luz, la producción de melatonina aumenta, lo que puede provocar un aumento en la somnolencia. Este trastorno puede traer consigo:

  • Irritabilidad.
  • Apatía.
  • Somnolencia.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Estado de ánimo bajo.
  • Cansancio.
  • Debilidad generalizada.

Otros síntomas como la disminución de la libido, el descenso de defensas del organismo o la falta de apetito también son comunes con estos trastornos. En cualquier caso, los síntomas dependen de cada persona y no son exclusivos del cambio de estación.

Lo que parece claro es que nuestro cuerpo y nuestros ritmos habituales se ven alterados con el otoño. Pero, ¿podemos combatir esta sintomatología? Desde luego, si nos afecta notablemente a nuestro día a día lo mejor es consultar con un médico. Pero, ¿podemos tomar alguna medida para evitar este insomnio antes de que llegue el otoño?

 Medidas para evadir el insomnio

Existen algunas medidas que pueden ser de ayuda para evitar el insomnio que aparece en otoño. Estas pueden ser algunas de ellas:

Exponerse al sol

Con el cambio de hora, nuestros ritmos se ven afectados también a causa del descenso de luz solar. Por eso, si pasas poco tiempo en el exterior, te recomendamos que trates de exponerte al sol unos minutos al día.

Hacer ejercicio de manera regular

Se trata de uno de los consejos que más nos repite la comunidad científica, y es que esta práctica puede ayudarnos a restablecer nuestros ritmos circadianos.

Una alimentación sana y variada

Una alimentación equilibrada puede ser una de las claves para evitar que se produzca una desregulación en nuestros ritmos diarios.

Descansar el tiempo suficiente

Dormir entre 7 y 8 horas es crucial para mantener nuestro sueño a raya.

En cualquier caso, si sufres de insomnio y crees que ya llevas varias semanas con ello, no dudes en consultar con un médico, quizá necesites ayuda profesional. ¡Trata de mantener tus hábitos saludables aún así!