La mejor postura para dormir que evita el dolor de espalda

Jul 20, 2021 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

El dolor de espalda es una de las afecciones más comunes que se suele padecer en la edad adulta. Permanecer mucho tiempo sentado mientras se trabaja o realizar actividades que requieren de un gran esfuerzo físico influyen en la carga muscular de nuestra columna vertebral.

Un buen descanso es una de las soluciones para evitar los dolores de espalda. Cuando estamos durmiendo, nuestros músculos se relajan. Por eso es conveniente adoptar la postura correcta para aliviar la zona lumbar cuando nos vamos a la cama. ¿Quieres conocer cuál es la mejor postura para dormir y evitar el dolor de espalda?

Las mejores posturas para evitar el dolor de espalda al dormir

Los dolores de espalada afectan a nuestra vida diaria y suelen ser una de las causas principales de las bajas laborales. Además, pueden ocasionar un sueño de mala calidad y provocar la aparición de enfermedades crónicas.

Por ese motivo, en el caso de padecer dolores de espalda, es importante encontrar la postura correcta para obtener un descanso efectivo que nos ayude a evitar la acumulación de tensiones en el área costal.

Dormir del lado izquierdo

Por lo general, la mejor postura para dormir suele ser del lado izquierdo. La razón es bien sencilla: en esta posición se respeta la curva natural que tiene la columna y de esa forma se equilibra al máximo el peso del cuerpo.

También es importante mantener la cabeza bien apoyada en la almohada de forma que quede alineada con el resto de la espina dorsal. Uno de los consejos que suelen funcionar muy bien para mantener esta posición lateral es colocar una almohada adicional entre las piernas.

Dormir boca arriba

Dormir boca arriba es una postura natural que generalmente es beneficiosa para nuestro descanso. Sin embargo, en determinadas ocasiones puede llegar a ser perjudicial, como por ejemplo a partir del segundo trimestre de embarazo o si casualmente roncas por las noches.

De la misma manera que ocurre con cualquier postura, la almohada debe ser la adecuada para cada caso. Cuando se duerme en esta posición, no interesa que sea demasiado alta ni demasiado baja. La cuestión es conseguir que el cuello se mantenga en línea con el tronco de nuestro cuerpo.

La peor postura para dormir si padeces dolor de espalda

Al igual que hay varias opciones para mantener nuestra espalda en perfecto estado de descanso, hay otras que se deberían evitar. Al fin y al cabo, se trata de mantener la columna en la posición más natural posible y, por eso, dormir boca abajo puede resultar perjudicial para nuestra salud.

En esa postura, el cuello y las cervicales pueden verse afectados. Al dormir boca abajo, el cuello y la columna no quedan alineados, sino que, por el contrario, aumenta la curva lumbar. De esa manera, se comprimen los nervios de la parte dorsal de nuestro cuerpo y probablemente al despertar sintamos dolores en las principales zonas de presión y soporte del cuerpo.

Consejos para evitar el dolor de espalda

Uno de los consejos más saludables para evitar el dolor de espalda es la realización de ejercicio físico. Llevar una vida sedentaria perjudica nuestra salud en cualquier circunstancia, pero en el caso de padecer alguna dolencia relacionada con los huesos o con los músculos de nuestro cuerpo todavía más.

Por eso, es aconsejable levantarse y andar cada cierto tiempo en el caso de que trabajemos sentados durante muchas horas, por ejemplo. Con tan solo realizar algún tipo de estiramiento de vez en cuando, conseguiremos evitar que nuestros músculos se entumezcan.

Aunque parezca irrelevante, la alimentación también juega un papel importante en la prevención de los dolores de espalda. Una dieta equilibrada con las suficientes vitaminas y nutrientes puede ayudar a reducir estas molestias.

También es buena idea disponer de los equipos de descanso adecuados a nuestras necesidades. Muchas veces, la composición de los colchones determina la calidad de nuestro descanso. Por eso, se recomienda elegir colchones adecuados que nos puedan proporcionar un óptimo bienestar en base a criterios de adaptabilidad, firmeza y transpirabilidad a la hora de dormir. Recuerda que un descanso reparador siempre es una buena opción.